Desde la tierra del olvido…

7 de enero de 20132COMENTARIOS AQUÍ

Desde el pasado 22 de diciembre Sevilla quedó aislada del resto del Departamento. Vivimos el drama del bloqueo que la naturaleza en su sabiduría ha cobrado.

Este drama que vivimos se pudo manejar siempre y cuando se hubieran respetado los entornos de la montaña, el suelo, dando el mantenimiento apropiado a las fuentes y canales naturales que han trazado en medio de una compleja geología y del control efectivo sobre el uso del suelo…

Al respecto existen varios estudios de la geología sevillana y uno, en especial realizado en 1985, hace  28 años (el primer Plan de Desarrollo que tuvo Sevilla) donde participó la CVC, Planeación Departamental, Planeación Municipal y diversos organismos del Valle del Cauca y Sevilla, alertó sobre las fallas geológicas que tiene esta zona y las recomendaciones para convivir con tan complicada calidad de los suelos.

Pero nos olvidamos de hacer el mantenimiento a las vías, de las cunetas, a la hidráulica de estos terrenos… y con el animo de “ahorrar” el gobierno nacional suprimió el Distrito Nacional de Vías de Calarcá, y quedamos en manos del Distrito de Carreteras con sede en Palmira y después nos quedamos sin el Distrito de Obras Públicas Departamentales y a partir de allí la carretera Uribe Sevilla fue abandonada a su suerte, porque los del “plan solo conocen hasta La Uribe”, decía mi abuelito. 

Os invito a ver el proceso de deterioro de la Montaña del Olvido y como nos cobra nuestra soberbia, dando gracias a la providencia que nos avisó y pudimos a tiempo evitar una gran tragedia.

Aprovecho la oportunidad para corregir a un Secretario de Despacho de la Gobernación que dijo palabras textuales: “…allí tradicionalmente han lavado muchos carros…” se nota que no conoce y que sus subalternos no le informaron bien… ¡Allí (en el sitio de La Cristalina) no se lavan carros! y sino mire la siguiente fotografía:

El 21 de diciembre de 2012, la entrada a Sevilla estaba así: 


Finalmente y parodiando al “Profesor Yarumo” (Héctor Alarcón Correa, q.e.p.d.)

“Allá arriba en aquel alto,
donde nace la quebrada,
había un bosque muy bonito
y la tierra no se rodaba.
Pero un hombre irresponsable,
tumbó el monte y lo quemó,
sembró lulos y tomates…
ya no hay pájaros, ni leña,
y la montaña se desplomó.

La gente al verse sin salida,
amó el suelo y lo cuidó,
cuidaron la maleza y los arbolitos…
escondieron el azadón…
volvieron los pajaritos
y el camino se restableció.”

…Porque hay que echarle la culpa a alguien… …creo que: “La culpa fue de la vaca”…

¡Pinpirurin… pinpin!

Por Fernando Ramírez
Agradecimientos a Miguel Andrade Espinosa por su apoyo logístico.


Eso va para un año... de soledad... 

Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger