Lisandro Duque acepta ser gerente director de Canal Capital

11 de enero de 20150 COMENTARIOS AQUÍ

Chao.
Lo que motiva esta ausencia es haber aceptado un cargo público con el que es incompatible el ejercicio simultáneo de opinión libérrima que esta querida casa me ha permitido.

Durante el tiempo que llevo desempeñando este oficio —el mismo que ha transcurrido para este naciente, y ya se ve que dramático también, siglo XXI—, he asistido a una fascinante mutación tecnológica en la actividad del periodismo escrito. Empecé en el año 2000 enviando mis colaboraciones por fax, en tres cuartillas, a la redacción. A poco andar, ya estaba despachándolas por correo electrónico, una novedad que se me dificultó asimilar no obstante haberse originado a finales del siglo anterior.

Al comienzo, los lectores posibles por columna no se podían calcular. Hoy tampoco, incógnita que es saludable mantener, para no herir mi escasa vanidad, pero cuando se perfeccionó la tecnología online y la cultura de lo interactivo, este oficio logró tener una retroalimentación de un sector de lectores, no sé en qué proporción frente al total de ellos. Según la marea política de la temporada, y el concepto que cada columnista expresara sobre ella, esos comentarios eran adversos, halagüeños o intimidatorios.

Opiné sobre la época de San Vicente del Caguán; después, acerca de los peores ocho años de que se tenga memoria en la historia de este país, y en el último cuatrienio, en torno a las expectativas sobre las conversaciones de paz actuales que sugieren la eventualidad de un cese al conflicto armado. Sobre estos tres momentos del discurrir nacional, puedo expresar sin vacilaciones que el período inscrito entre 2002 y 2010 me significó el estrés de recibir, a través del blog anexo a mi columna en la edición de internet, una sobrecarga de injurias que, por lo burdo de su lenguaje y lo parecidas entre sí, las atribuí a una sola inspiración, lo que hace poco se descubrió que era cierto.

De esos preavisos a mi seguridad personal, que de repente cesaron —a lo mejor porque no se les volvió a pagar a quienes los redactaban, o porque algunos están en la cárcel—, nunca hice aspaviento ante los lectores ni las autoridades. Hoy en día, en cambio, le llegan a la columna desacuerdos sensatos y una que otra lisonja. Eso quiere decir mucho para mí e informa de otro momento del país.
En ese estado, le devuelvo este espacio a El Espectador. Echaré de menos a los lectores, mucho más que lo que algunos de ellos me extrañen a mí y a estas reflexiones imperfectas que derroché, con bastante trabajo, durante aproximadamente 480 domingos. Demasiado, lo reconozco, así que los dejo descansar. También a las directivas y al personal de redacción. A estos últimos, a veces los llamaba desesperado los viernes, ya en el límite nocturno del cierre, a pedirles que me dieran de plazo 20 minutos más para enviarles el artículo, o a solicitar de urgencia que me cambiaran una palabra, o un renglón, o una coma. Y me complacían. En particular, mi gratitud al director, Fidel Cano, y a su queridísima secretaria, María Isabel Barbosa. Chao.

He aceptado, luego de pensarlo bastante, ser gerente director de Canal Capital, por solicitud del alcalde de Bogotá, doctor Gustavo Petro. Sin ninguna retórica digo que acepté por un deber ciudadano y para ser consecuente con mi trayectoria audiovisual. Vamos a ver si es cierto lo que he sostenido a propósito del papel que le corresponde cumplir a la televisión pública, y a los medios en general, algo que, por supuesto, ya puso en marcha en ese cargo mi antecesor, Hollman Morris.

Felizmente, no tendré que decirles adiós a mis alumnos de cine de la Universidad Central. Ya no seré director de la carrera, pero la norma me permite seguir siendo catedrático.
Por Lisandro Duque Naranjo
Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger