Otra obra inconclusa deja sin hogar infantil a Sevilla

18 de febrero de 20160 COMENTARIOS AQUÍ

Video publicado por el Canal Local Vivanoticias  el 13 de noviembre de 2015.
Otra obra sin terminar por la administración pasada, forzó al Instituto de Bienestar Familiar a cancelar la licencia del Hogar Infantil San Vicente de Paúl, que llevaba 55 años prestando servicios a la niñez de nuestro municipio. Después de averiguar la causa de la cancelación de los servicios por parte del Bienestar Familiar, se llego a la conclusión que el principal factor fue la falta de una casa adecuada. La misma que quedó solo en promesas de la anterior administración.

La señora Fanny Hurtado Cardona, Presidenta de la Sociedad San Vicente de Paúl, envió la siguiente carta al doctor Jhon Arley Murillo Benítez, Director Regional Valle del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

Sevilla Valle, febrero 11 de 2016

Doctor
JHON ARLEY MURILLO BENÍTEZ
Director Regional Valle
INSTITUTO COLOMBIANO DE BIENESTAR FAMILIAR
CALI

Respetado Señor:
Como presidenta de la Sociedad San Vicente de Paúl, institución fundadora del Hogar Infantil San Vicente de Paúl hace ya cincuenta y cinco 55 años, comedidamente presento a usted algunas inquietudes que tiene la sociedad sevillana ante el cierre de nuestro querido hogar.
Este se fundó ante la necesidad de dar protección a los niños víctimas de la violencia partidista que azotaba entonces a Sevilla; a su alrededor se construyeron casas pequeñas que se les entregaba a las viudas desplazadas y se formó entonces el barrio Monserrate, no solo con Hogar sino con una linda escuela y caseta comunal; desafortunadamente el terreno no era lo suficientemente estable y ante la falta de buenos alcantarillados y de las escasa gestión de nuestras autoridades desde hace 20 años cuando empezaron a presentarse las primeras fallas, continuó el deterioro del terreno. Pero nuestro hogar infantil seguía trabajando porque aún estaba en terreno seguro. Llegó el año 2010 y la ola invernal, coincidiendo con el hecho que ahora sí la CVC adelantaría trabajos de estabilización del terreno pero, por el contrario, por imprevisión técnica, resultó ocasionando el mayor daño que un ente estatal pueda ocasionar a una comunidad, provocando con su maquinaria el hundimiento de una manzana entera de casas ante la mirada indiferente de la administración de entonces. La Sociedad San Vicente perdió ocho propiedades, entre ellas la construcción de nuestro querido hogar. Empezó entonces el trabajo arduo de su junta, padres de familia y directora, la señora Patricia Diosa, por no dejarlo morir, contando siempre con el apoyo del ICBF, con su jefe zonal de entonces, doctora Martha Nelvy Roldán Ovalle, buscando casas en este municipio, donde hay un déficit habitacional monumental, pero nunca dejando de prestar el servicio hasta que se nos entregó, por parte del municipio, en comodato, la Casa de la Mujer, que está ubicada en un lote grande el cual la junta hizo enmallar para seguridad de nuestros niños. Se iniciaron entonces trabajos de adecuación con el concurso del ICBF, por lo que fue preciso ubicar de nuevo a los niños en una casa de una segunda planta situada en el parque Uribe Uribe, un sitio tranquilo, de fácil acceso, donde empezó a funcionar con las incomodidades obvias de una casa hecha para vivienda, no para un hogar infantil; pese a ello, nunca se presentó un solo inconveniente con los niños, y siguieron recibiendo su atención nutricional, sicológica, de salud y todo lo exigido por el ICBF.
Durante todo el año 2015 sentimos una presión muy fuerte de parte de los funcionarios de este centro zonal porque los niños no podían estar en la mencionada casa por los riesgos que corrían; se buscaron muchas opciones siendo todas rechazadas por el ICBF, se dividió el hogar y se consiguió una casa de una sola planta para que allí funcionara sala- cuna; por parte del colegio General Santander se nos ofrecieron dos aulas y un comedor de la escuela Armando Romero, que también necesitaban de adecuación para su funcionamiento con niños de tan tierna edad. Entre tanto, la administración municipal apropió unos recursos para la construcción de la sede en la antigua casa de la mujer que había sido destinada para este fin y que no admitió la adecuación que se planeó con el ICBF por carecer de los cimientos adecuados; se empezaron los trabajos de elaboración de planos que estuvieran de acuerdo con los estándares que impone el ICBF, siendo preciso que el jefe de Planeación saliente viajara a Bogotá y así, con los ingenieros del ICBF se aprobara por parte de ellos los planos; se iniciaron los trabajos divididos en cuatros fases, la primera a punto de concluir, la segunda tiene aprobados sus recursos y próxima a licitación, y las dos restantes con el compromiso de la administración actual de su continuidad. Pero nada de esto sirvió para que el centro zonal viera el esfuerzo que se hacía por parte de la junta y la administración municipal y el día 22 de Enero de forma verbal se notificó al Representante Legal que el Instituto no contrataba más con el hogar y el día 26 en la noche recogieron todos los enseres porque estaban en el inventario general y eran de propiedad del ICBF; todo, todo lo de 55 años de incesante labor, se esfumó de nuestras manos.
En reunión con la doctora Martha Eliana Bustamante Cubillos, para que nos notificara de, la que para nosotros fue una nueva catástrofe, nos expuso que la responsabilidad era toda de la Junta, por no ajustarnos a las órdenes del ICBF; pregunté si había malos manejos, queriendo saber si presumían de desvío de dineros para terceros, contestando que no, pero que se compraban implementos para los niños no necesarios y algunos llamados a cumplir con las exigencias del ICBF tampoco eran atendidos, me di a la tarea de investigar, y no hay nada distinto a los requerimientos que se le hacen a todos los hogares y que son de fácil solución, por lo que concluimos que el principal factor fue la falta de una casa adecuada.
Por la larga historia del hogar teníamos cinco personas con contrato a término indefinido que ya habían devengado su sueldo en esos días de enero y no podíamos despedirlos sin los pagos legales; debemos arrendamientos, reparaciones porque se hicieron adecuaciones, en fin, obligaciones que para un operador con ánimo de lucro no resulta difícil resolver, pero que, para nosotros que cada peso se entregó escrupulosamente al bienestar de los niños, no. Ahora somos los miembros de la Junta quienes debemos responder, es decir, las personas que con el mejor ánimo de colaboración aceptan hacer parte de una Junta: padres de familia, personas con alguna representación en el municipio, personas de buen corazón, en fin sevillanos crédulos, que de un momento a otro se ven con una deuda que no esperaban.
El contrato fue entregado a un operador de Caicedonia, el Hogar Infantil Picarines; pregunté en la reunión realizada con la coordinadora el día martes 26 de enero por qué no fue entregado al hogar Casa de la Providencia de Sevilla y se me explicó que ellos no habían ofertado. Pregunté si había algo por hacer y contestó que ya estaba firmado el contrato. Quiere decir esto que Picarines , sí ofertó? Lo que hasta hoy sabemos, es que a ellos esto los tomó por sorpresa y que solo lo hicieron atendiendo a un requerimiento suyo, por el buen funcionamiento de ese Hogar. A Dios gracias, se vinculó a todo el personal que tiene una larga trayectoria con el hogar, que conoce a los niños y padres de familia y a cuatro de los empleados a término indefinido, cambiando su contrato, no así a la señora directora.
Aceptamos nuestros errores, y desde que sean las instituciones manejadas por seres humanos siempre los habrá; pero cuál no sería nuestra sorpresa cuando el nuevo hogar fue abierto en la zona más concurrida del pueblo, contiguo al Banco de Colombia, EN UN SEGUNDO PISO, encima de una oficina de juegos de azar y de una cafetería que tiene un horno a gas industrial en su entrada, contiguo a un supermercado donde se cargan y descargan alimentos traídos por camiones grandes, su puerta de acceso enseguida del cajero automático del banco que generalmente tiene largas colas, donde estacionan motos y toda clase de vehículos, que ponen en riesgo la vida de los niños y la seguridad de los padres de familia. Entonces, el cierre tampoco fue por falta de una buena construcción, porque el ICBF zonal Sevilla autorizó al operador de Caicedonia a prestar sus servicios en una edificación absolutamente insegura, con mayores riesgos que donde operaba el Hogar San Vicente de Paúl.
Con todo esto señor director, a los sevillanos nos asaltan muchas dudas sobre cuál fue la real causa del cierre del hogar de manera tan abrupta e inesperada, que no se compadece con una Institución que ha prestado su servicio a la comunidad sevillana por tantos años, sin esperar nada a cambio.
La segunda inquietud se la trasladaremos a nuestro alcalde, doctor FREDDY OMAR OSORIO RAMÍREZ: El Hogar que construye la administración municipal con dinero de los sevillanos, sería entregado a un operador foráneo? No. De eso si estoy segura, no será así.
Entonces nuestros niños continuarán en casas alquiladas y no en su propia sede?.
Con sentimientos de consideración y aprecio personal, reciba un cordial saludo.
SOCIEDAD SAN VICENTE DE PAÚL
Fanny Hurtado Cardona
Presidenta
Copia a: Doctor Freddy Omar Osorio Ramírez, Alcalde Municipio de Sevilla
ME GUSTARIA CONOCER SU OPINION.
Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger