Semana Santa en la Basílica de Sevilla

22 de marzo de 20160 COMENTARIOS AQUÍ

Se acerca la Semana Santa 2016; es una nueva oportunidad para acercarnos al Señor y reconocer que el hombre, sólo en Dios, puede hallar la plenitud de su vida y la auténtica y duradera felicidad.

Este año nos trae la alegría de saber que será la primera Semana Santa, en Sevilla, que se celebra con el nuevo de Basílica Menor con que la Santa Sede ha honrado a la Parroquia madre de la ciudad,  san Luis Gonzaga.

Este templo ocupa un lugar de privilegio en el corazón de quienes vimos la luz de la vida en esa pequeña ciudad enclavada en los Andes de Colombia.

Esto es de un valor trascendental para la ciudad, pero, a la vez, un compromiso enorme para todos los fieles cristianos de la ciudad, pues, más que un título, se trata de una responsabilidad delante de Dios puesto que nuestro testimonio de vida debe ser la mejor honra para Dios y la mejor “guía turística” para los propios y los peregrinos que llegarán a la ciudad en los días de la Santa Pascua del Señor.

Hoy llegaron a nuestra memoria los nombres y los amables rostros de las generaciones del pretérito que hicieron secretos sacrificios para levantar tan bella obra de arquitectura que se encumbra hacia el firmamento como sublime expresión de la fe de sus habitantes. Es un libro escrito en piedra que nos abre la puerta al pasado de la ciudad que se abrió paso en medio de carencias y luchas fatigosas. Y es por eso que anhelamos que su templo siga siendo la casa del Rey ―Basílica― lugar de encuentro, sala común, espacio luminoso donde cabemos todos los hijos de Dios.

La Semana Santa en la Basílica de Sevilla nos debe recordar la fidelidad que profesaron nuestros antepasados; ellos empeñaron su palabra que fue una escritura; se alimentaron con la Misa Mayor cada domingo, el Rosario a María; “fue una generación que hizo que la piedad popular penetrará delicadamente la existencia personal de cada fiel […]; [de allí aprendimos que en] distintos momentos de la lucha cotidiana, muchos recurren a algún pequeño signo del amor de Dios: un crucifijo, un rosario, una vela que se enciende para acompañar a un hijo en su enfermedad, una Padrenuestro musitado entre lágrimas, una mirada entrañable a una imagen querida de María, una sonrisa dirigida al Cielo, en medio de una sencilla alegría”.

La fe de este pueblo nos mueve hoy para dar gracias a Dios por nuestra Basílica Menor; nos gozamos con la exaltación de la magnificencia arquitectónica del ícono mayor de san Luis de Sevilla; la oración seguirá su curso para que desde este santuario broten muchas bendiciones para la ciudad, la Diócesis de Buga y muchos pueblos; es un compromiso de fe, ardiente vida apostólica, ferviente plegaria diaria, exquisita liturgia, adoración perpetúa al Santísimo Sacramento, veneración filial, tierna y sólida a santa María la Virgen del Carmen a quien consagraron esta iglesia los fundadores de la ciudad. Será un momento singular para pensar en nuestros niños y jóvenes y el cómo les entregaremos la antorcha de la fe para que sea custodiada, atizada y compartida!

Sea una ocasión feliz para invitarlos a todos a vivir esta Semana Santa como si fuera la única.

Será la Basílica de Sevilla un santuario para rogar con lágrimas en los ojos y decirle a Jesús Eucaristía: “Haces falta Jesús”… Vuelve a nosotros en tu ‘espíritu de santidad, en la plenitud de tu poder, en la perfección de tus caminos, en la verdad de tus virtudes, en la comunión de tus divinos misterios’. Vuelve y quédate, Divino Jesús de Nazaret. 

P. Rodrigo Gallego Trujillo| Rector del Seminario de Buga
Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger