―El Seminario de Buga en la Basílica de Sevilla ―

5 de agosto de 20160 COMENTARIOS AQUÍ

Peregrinos de Dios
El 4 de agosto es una fiesta muy especial en la Iglesia: fiesta de San Juan María Vianney, un humilde párroco francés que vivió entre 1786 y 1859 y hoy es el patrono de los sacerdotes que tienen la misión de ser párrocos; se le conoce como el Santo Cura de Ars, fue un ejemplo de vida por su dedicación total a los feligreses, a la confesión, a la celebración piadosa de la Santa Misa y su generosa ayuda los enfermos y pobres. Fue humilde y esto lo convirtió en un ejemplo grandioso para nosotros los sacerdotes.

También, el 4 de agosto porta un recuerdo bello: es el aniversario de fundación del Seminario Mayor “Los Doce Apóstoles” de la Diócesis de Buga, Diócesis a la que pertenece Sevilla. El Buen Dios me ha permitido pasar allí largos años, sirviendo en la formación de los futuros Sacerdotes. Por esta fiesta, hoy fuimos como peregrinos a la Basílica de Sevilla; fuimos todos, sacerdotes formadores, seminaristas y empleados. Fue una experiencia de singular alegría para todos: Hora Santa y Eucaristía con presencia de las religiosas que sirven en Sevilla y muchos fieles de las parroquias de la ciudad.

Cómo no agradecer la hospitalidad de Sevilla y sus fieles. Hoy cuando presidí esta bella liturgia recordé mi infancia y adolescencia transcurridas en Sevilla; recordé que cuando era niño siempre anhelé ser sacerdote de Cristo. Hoy, que soy sacerdote, cuando con el lente de la gratitud miro mi pasado, me admiro de ver el discreto paso de Dios que llama y siempre asiste la vocación; me alegra saber que Él nunca es infiel y cuando se compromete, lo hace hasta el final.

Hoy dimos gracias a Dios por el Seminario, nuestro Seminario. La vocación sacerdotal es y seguirá siendo un misterio…me eligió a mí y no a otros…

Ser llamado es dejarse cambiar la mente para tener la lucidez del Evangelio.
Ser llamado es Cristo en mí, viviente y predicante.
Ser llamado es proclamar que “no soy…es Cristo quien vive en mí” (Gálatas 2,20)

Bello es pensar y orar que me hago sacerdote para estar con todos y ser de todos, pero perteneciéndole sólo a Cristo.

Me hago cura para cuidar a todos, remendando corazones pero viviendo del único amor del Corazón de Cristo Jesús.

Me hago presbítero para que con la sabiduría de la vida aprendida en la escuela espiritual de Jesús, pueda ser consejero de eternidad y elocuente vocero de consejos sabios que conduzcan al Pueblo de Dios a pastos verdes y abundantes.

Me hago buen pastor para ser luz, sal, camino y guía hacia Cristo…ser dulce lenitivo para el que sufre…sosiego para el que tiene arrugado su corazón…palabra edificante para quien ha perdido la fe…aliento para quien no encuentra el camino.

Ser sacerdote es estar siempre en el costado abierto del Redentor; es ser palabra de Cristo, gesto de Cristo, vestidura de Cristo, voz de Cristo, pensamiento de Cristo, actitud de Cristo, virtud de Cristo…

Hoy clamé al Señor por sus Sacerdotes y Seminaristas y en oración litúrgica le pedimos al Señor: danos “tu espíritu de santidad, en la plenitud de tu poder, en la perfección de tus caminos, en la verdad de tus virtudes, en la comunión de tus divinos misterios” (J.J. Olier).

Delante de Cristo Eucaristía rogamos: Quédate, Divino Jesús de Nazaret; reviste a tus Sacerdotes con la casulla de la misericordia; engalana su vida con la estola de la piedad; renueva la fragancia de su santidad con el Crisma de tu Poder invencible; impón tus manos llagadas para que renueven tu Sacratísimo Sacerdocio y por éste llegue a muchos, en fuentes inagotables, tu efusión permanente y discreta del Espíritu Santo.

Cristo Jesús, ¡oh fuego que abrasa! sé siempre el faro luminoso de la vida del Seminario; sé la linterna inextinguible del Seminario, sé la luminaria de tus presbíteros…

Beata Madre Santísima, Madre Sacerdotal, permanece aquí con nosotros.

San Luis Gonzaga, joven patrono de Sevilla y de su Basílica, ruega por tus jóvenes y llama, de Sevilla, muchos a la vida sacerdotal.

P. Rodrigo Gallego Trujillo, Rector del Seminario de Buga.
Buga, jueves 4 de agosto de 2016, memoria de San Juan María Vianney, el Santo Cura de Ars, Patrono de los Párrocos
Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger