Reflexión Dominical 25 de diciembre de 2016

20 de diciembre de 20160 COMENTARIOS AQUÍ

(Lucas 2,15-20)
Gran Solemnidad del nacimiento del Señor. Gran fiesta de la presencia de Dios entre nosotros. Gran alegría para el mundo, saber que el mismo Dios se abajó hasta nosotros para elevarnos hasta Dios.

Podemos hacernos hoy una pregunta muy seria: ¿qué es para mí la Navidad? ¿Cómo la celebro? ¿Qué me deja espiritualmente este tiempo? Lo justo sería decir: una profunda y perdurable alegría porque nos encontramos con el Señor de un modo bello, sublime y grandioso. El Dios eterno se hace un niñito en la humilde humanidad de la Virgen Madre y nace en la escasez del pesebre de Belén.

Seguramente cuando pase el tiempo de Navidad para muchos quedarán deudas, kilos de más, ropa nueva, electrodomésticos y muchas cosas más, pero… ¿quedó Dios en sus corazones? Y esto precisamente lo que la Navidad nos pide celebrar: la presencia de Dios en la intimidad del corazón…eso es lo fundamental y esencial, es lo más importante y lo definitivo, lo que de veras vale la pena.

Tratemos que esta Navidad no pase en vano ni llena de muchos corre-corre y gastos; miremos la humildad del pesebre y démonos cuenta que el Señor nos llama a vivir para las cosas grandes del cielo.

¡Feliz Navidad para todos!

P. Rodrigo Gallego Trujillo

Rector del Seminario Mayor de Buga
Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger