Jacobo Betancourth Zapata

22 de mayo de 20170 COMENTARIOS AQUÍ

Nació el 30 de julio de 2003, en Darién, Valle, vive en Cali. Nieto de Alba Nelly Cardona (q.e.p.d), Sevillana y Alberto Zapata Vallejo, Sevillano. Hijo de Carolina Zapata Cardona, Sevillana, Alberto Betancourth (Tulueño).  

Ama a Sevilla, su clima, la familia que aún vive allí y su Festival Bandola, que le trae hermosos recuerdos al lado de su abuelita.

Desde pequeño ha sido un estudiante destacado en su colegio Reyes Católicos (Cali), ocupando los primeros lugares, sus materias favoritas son Geografía y Biología, le encanta el cine y cocinar. Sueña con convertirse en  un gran medico Neurólogo.

La historia de nuestro país y la cruel guerra que ha sufrido durante tanto tiempo, lo ha hecho interesarse en temas tan duros sobre la realidad de los campesinos y niños que han sufrido la violencia en carne propia.

Realizo una investigación para la clase de Español y se interesó en la triste historio de la   masacre de Marquetalia.

Sed de justicia y de paz      
“Desquite con un machete, con la vida de muchos acabó, más su sed de sangre  poder saciar no logró.  Tal vez su merecido ganó, pero el pueblo de Marquetalia enardecido quedó, pues sus sueños y esperanzas los reprimieron los partidarios de la venganza, esos que se enorgullecen de ver al campesino peleando en una guerra que ni ellos han pedido, pues se matan por ideales que ansían reformar Colombia…más la pobreza y el dolor es el botín por el que se desangran.

Paz pide el monte y la quebrada, la paz que alguna vez por un fusil fue desterrada. Pero ella volverá con el triunfo de la verdad, con los cantares de las aves y el aroma del café, que solo lo conocen las Chapolera que viven de él.

Que vuelva a Marquetalia el estallido...pero de risas, que vuelva los sollozos...pero los que genera una caricia. Que los niños jubilosos emprendan el regreso a la escuela y no recuerden jamás el sonido de la guerra, solo el sonido de un lápiz cuando en las hojas se desgasta.

La tierra que ya cansada se halla del riego de sangre, ya reclama ansiosa, las manos campesinas que de forma laboriosa la traten en su finca, para hacer brotar el fruto que aplacara el hambre y de una vez por todas con la necesidad de violencia del hombre”.

Escrito por Jacobo Betancourt Zapata, 
Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger