Reflexión Dominical | 2 de julio de 2017

2 de julio de 20170 COMENTARIOS AQUÍ

 (Mateo 10, 37-42)
De valor fundamental es esta página del Evangelio cuando nos invita a ser generosos. Es un paso gigante el que damos cuando nos damos cuenta que sólo somos administradores de los bienes que el Señor ha creado para todos.

Tengamos en cuenta que vivimos en una sociedad que ha encumbrado la ambición y le ha dado un puesto de honor al egoísmo. Allí no cabe un buen cristiano. Sólo es posible ser generoso cuando se entiende que el prójimo necesita de mí y que yo, a mi vez, necesito del otro en muchos momentos de la vida.

El egoísmo forma corazones fríos y sin misericordia; la ambición lleva al hombre a hacer todo lo que esté a su alcance, con tal que obtenga todo aquello que su corazón apegado desea. Esto es signo claro de muerte espiritual. No puede traer esto nada de felicidad a la vida de una persona.

Nosotros estamos llamados a vivir de otro modo y a buscar otros horizontes. Lo primero es pensar con frecuencia que estamos de paso por este mundo y sencillamente nuestro corazón debe estar anclado en las cosas del cielo. Lo segundo es que debemos desarrollar la capacidad para compartir, para ser generosos, para dar de lo que tenemos y aún de lo que nos falta, no sólo cosas, sino también la vida, los dones, las cualidades, todo aquello que el Señor nos ha entregado para el bien de los demás.

Cuando hay fe, se descubre y experimenta que la generosidad trae abundancia.

P. Rodrigo Gallego Trujillo
Rector del Seminario Mayor “Los Doce Apóstoles” de Buga
Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger