Reflexión Dominical | 23 de julio de 2017

22 de julio de 20170 COMENTARIOS AQUÍ

El trigo y la cizaña
(Mateo 13, 24-58)
Jesús nos enseña siempre con sencillez y claridad. A Él le entendemos para vivir con entusiasmo su palabra que es vida nueva y eterna.

Hoy nos presenta el ejemplo de la buena semilla que se siembra con la esperanza de que dé mucho fruto y este fruto dure.

Pero, aparece la dura realidad del mal que está siempre acechando los pasos de los hijos de Dios. La cizaña simboliza todo aquello que nos aparta de Dios, daña relaciones entre las personas, nos mueve a hacer el mal esperando obtener bienes.

Un discípulo de Cristo no puede, jamás, ser partidario del mal, hacer el mal, desear el mal, propiciar el mal; jamás. Lo contrario, un buen cristiano siempre es partidario del bien, siempre se alegra del bien de los demás, siempre participa en todo aquello que promueve la santidad y la justicia.

Debemos ser conscientes que cuando buscamos practicar el bien aparecerá siempre la envidia ―la peor cizaña― y nos pondrá la tentación de desistir en nuestros buenos propósitos; es aquí cuando el Espíritu Santo viene en nuestra ayuda para impulsarnos a no desfallecer y a jamás abandonar el propósito de hacer las cosas de cara a Dios y conforme a la Verdad.

Somos semilla buena; dejemos que el Espíritu Santo haga crecer en nosotros frutos de santidad que servirán para la comunidad, para la Iglesia, para las personas de buena voluntad.

P. Rodrigo Gallego Trujillo

Rector del Seminario Mayor “Los Doce Apóstoles” de Buga
Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger