Reflexión Dominical | 8 de octubre de 2017

7 de octubre de 20170 COMENTARIOS AQUÍ

O damos fruto o…
 (Mateo 21,         33-43)
Seguimos viendo la sinceridad de Jesús con nosotros; Él no nos disfraza la exigencia.

Se ha predicado el Evangelio y se espera que todos demos respuestas que se entienden como una vida coherente, precisa y honesta.

El Señor se ha preocupado por darnos todo lo necesario para ser cristianos y evangelizadores y, tristemente, cuántas veces le damos al Señor “sobrados” y lo poco que queda de nuestro tiempo… Esa actitud hace que perdamos el sentido auténtico de la fe que viene a ser la chispa que ilumina y transforma la vida.

Jesús nos ha confiado su viña; podemos pensar en la Iglesia; viene la pregunta ¿damos ejemplo ante el mundo de la Iglesia a la que pertenecemos?  Si yo trabajo en una empresa y de ella recibo todo para vivir, no creemos que es justo ser coherentes y hacer sentir que mi empresa es la mejor y la hago quedar bien con el testimonio de mi vida y mis palabras honestas??? Pero, constatamos que numerosos hijos de la Iglesia viven como si no lo fueran, se comportan como si no les importara, vivieran como Dios fuera sólo un agregado de la vida que necesito en momentos de prueba y necesidad.

La verdad es clara, o somos buenos y santos cristianos o, sencillamente, el Reino de Dios nos lo arrebatarán los que se esmeren de verdad.

No seamos mediocres; el Señor nos necesita para trabajar en su viña, para ayudar a otros a comer de los frutos de Dios.

¡Tú viña, Señor, es mi casa!

P. Rodrigo Gallego Trujillo

Rector del Seminario Mayor “Los Doce Apóstoles” de Buga
Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger