Reflexión Dominical | 7 de enero de 2018

6 de enero de 20180 COMENTARIOS AQUÍ

Luz para iluminarnos a todos - Epifanía
 (Mateo 2, 1-12)
En el tiempo de la Navidad, el Señor nos permite celebrar la gran solemnidad de la Epifanía. Esta palabra significa manifestación, revelación, darse a conocer.

En la Navidad el Señor se dio a conocer a los pastores, a los más humildes, a la gente de su propia raza y pueblo. En la Epifanía la manifestación se da a todos los pueblos de la tierra. Es el conocimiento que Dios quiere conceder a la humanidad de sí mismo. Eso es lo que indica la presencia de los sabios o magos de oriente. Ellos representan a todas las culturas de la tierra y con ello se índice que Dios es Padre para todos, Cristo es Señor para toda la humanidad y el Espíritu Santo es don para todo el que quiera recibirlo.

La Epifanía nos presenta un compromiso muy serio y noble para nuestra vida de fe: debemos adorar al Señor y sólo a Él. Nadie más tiene el derecho de ser adorado. El mundo nos ofrece muchos falsos dioses que nos piden postración: dinero, poder, placer, dominación, etc. Los sabios de Oriente llegan buscando al Señor para adorarlo y, con inmensa alegría, se postran ante Él y le rinden homenaje. La alegría es signo de que se va por buen camino. La tristeza no nos muestra muchos horizontes.

Quien adora a Dios y le obedece, ese es feliz, ese se siente dichoso. No olvidemos tener la actitud de los sabios de oriente: adoradores del Señor en espíritu y en verdad. Dios se merece de nuestra parte todo lo mejor.

¡Adoremos al Señor!

P. Rodrigo Gallego Trujillo
Rector del Seminario Mayor “Los Doce Apóstoles” de Buga
Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger