Reflexión Dominical | 18 de febrero de 2018

17 de febrero de 20180 COMENTARIOS AQUÍ

Penitencia y Desierto
 (Marcos 1, 12-15)
Tal vez no da temor pensar en vivir en un desierto; ¡claro que no es un lugar para vivir! Allí hay silencio, aridez y carencias de mucho. Pero, en la Sagrada Escritura es desierto es un signo evidente de la necesidad que tiene el hombre de buscar a Dios sin ningún tipo de seguridades creadas por el hombre mismo. Cuántos sufrimientos de nuestra vida se da por la urgente necesidad de llenarnos de muchas cosas, de saciar apegos, de poner a Dios en un segundo plano.

La invitación para esta Cuaresma ya iniciada es muy clara: volver la vida a Dios; pensar en los demás para compartir lo que tenemos; experimentar que el único amor posible es el de Dios; Él nunca defrauda, Él nunca es infiel, Él nunca nos deja solos. Debemos aportarle a dar el paso para que nuestra vida se vea liberada de todo aquello que nos aparta de la vida que es Dios mismo.

Un corazón apegado a cosas, e incluso a personas, no es libre y donde no hay libertad no hay posibilidad de llegar a la plenitud.

Hagamos un propósito concreto y claro para esta Cuaresma: renunciar a aquello que más “me amarga la vida”; romper con esa situación o pecado o vicio que mata en mi corazón la alegría que me da el Señor.

Ojalá sea una Cuaresma nueva y única… no se repetirá

¡Tus sendas, Señor, son misericordia y lealtad para los que guardan tu Alianza!

P. Rodrigo Gallego Trujillo
Rector del Seminario Mayor “Los Doce Apóstoles” de Buga

Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger