¿Por quién debes votar?

31 de mayo de 20180 COMENTARIOS AQUÍ


¿Por qué hay comunicadores diciendo por quién votar?

Porque desean que sus mensajes sean virales (como éste) y desean ver cómo se incrementa cada fin de semana su lista de fans; de pronto les suena y terminan de ministros, embajadores, senadores o alcaldes. Varios, en el pasado, han usado con gran éxito esta estrategia.

O, talvez porque toman, de su gran inventario histórico y reputado, una lista de dificultades que enfrentarán los gobernantes para pedir a sus seguidores que "crean en mí, yo siempre he tenido la razón", es decir, saben gobernar. Estos visionarios no tienen las pelotas de arriesgar su pellejo frente a la realidad de gobernar un país donde todos sabemos, porque así es la democracia, el presidente no es el único que gobierna. Sus premoniciones se construyen sobre una sólida posibilidad de afirmar su razón, siempre votan en blanco.

O, porque desde sus alineadas posturas, como peones, protegen los intereses de sus contratos de generar una cautiva clientela para favorecer a un político de turno; de paso este crecimiento de seguidores se constituye en un extraordinario indicador de su gestión.

O, porque desde su buena intención, teme por un futuro incierto que él considera conocer.

¿Cuál es el rol de un comunicador en nuestra democracia?

A muchos los veo creando confusión y visten sus críticas con honorabilidad "lo considero inteligente, pero…"; "es la mejor propuesta, pero…"; "fue un excelente…, pero…".

Como jueces después de haber dictado sentencia, califican lo malo del malo (como yo) y, cuando han alabado lo bueno del malo coinciden de una manera casi que calcada: "Es la mejor propuesta, pero no es buen ejecutor" y dan una "buena" razón: Solo tiene cuatro años. De este mensaje me queda la inquietud sobre el tipo de democracia que estos comunicadores conocen o desean crear: ¿Quién gobierna? ¿Es verdad que cada cuatro años debemos decir "borrón y cuenta nueva"? ¿Acaso es por esto que apoyan que se haga trizas, lo mejor que le ha pasado a este país en los últimos 200 años? o ¿que desaparezca lo mejor en justicia que le ha pasado a quien no puede pagar un abogado?

¿Por qué escucho decir que hay uno que es mal ejecutor y, que el otro, sin experiencia, es la mejor opción? ¿De dónde diablos derivan ésta amañada lógica? ¿Será que mantener la estructura actual mantiene el secreto o los beneficios que de él se pueden derivar?

En las entrevistas de estos comunicadores se observa la mal intencionada pregunta, cuyo propósito es crear una buena imagen de su favorecido, y si el entrevistado desea responderla para dejar clara su postura, le lanzan otra pregunta y luego otra, haciendo de los medios de comunicación un vertimiento de dudas sobre sus oyentes, lectores o televidentes, dudas que terminan siendo llenadas por las opiniones posteriores de los mismos entrevistadores. Es decir crean el hueco y luego lo llenan de mierda, ese aromático olor en el que lavan su vanidad.

Algunos comunicadores están tratando de develar esos criminales, pero aún con pruebas, son ignorados o cuestionados. Son pocos los que tienen la voluntad de tratar de limpiar aquello que mancha nuestra democracia y cuando logran mostrar la mugre, los convierten en extremistas que deben ser callados.

No compartamos lo que aquellos desean hacer con su resignación cuando dicen "Mi voto es…" y hagamos de este ejercicio democrático el más significativo de nuestra vida. Elijamos desde nuestro criterio, no porque el que más sabe es el que recomienda, dejemos de soportar nuestras decisiones con la autoridad de otros. Colombia requiere de nuestra madurez y seriedad.

Recuerda, ninguno de los aspirantes ha sido presidente y todos deberán contar con el apoyo del resto del estado para gobernar; por esto no sabemos quién será el mejor. Cualquiera que sea el resultado del futuro, comprendamos que fue responsabilidad de ese colectivo, no del individuo; y esto nos incluye. Vergüenza nos debe dar cuando salimos de un gobierno hablando mal de su gestión y sabemos que no hicimos nada para corregirla.

¿Cuál es el mejor programa? Y ¿a quién se lo entregamos para que lo lidere frente a la desquiciada oposición que tendrá?

Debemos aprender a votar, así como a nuestros políticos les tocará aprender a gobernar.

La democracia exige que una vez elegido un congresista, actúe a favor de toda la nación y no sólo a favor de su partido; si los que allí se sientan asumen su responsabilidad, comprenderán que se eligió el mejor programa y por ello habrá un solo propósito para nuestra nación. Observa en retrospectiva el comportamiento individual de los líderes políticos frente a la necesidad de nuestra nación, ésta puede ser una buena guía para pensar que ese actuar se proyectará en el actuar futuro de su partido.

Solo quedará pendiente esperar un acto de madurez política del vencedor frente a la realidad de nuestra nación, ¿Podrá el elegido acoger en su programa las buenas propuestas del resto de candidatos de tal forma que nuestra nación entre en un nuevo rumbo donde la democracia sea lo único que está presente? Esta sería una acción totalmente incluyente y acorde a la definición del Plan Nacional de Desarrollo, el cual permite definir un largo plazo superior a 4 años.

Con nuestros votos y nuestras demandas podremos llegar, en un futuro, a ver realizada nuestra demanda de 1991 "… fortalecer la unidad de la Nación y asegurar a sus integrantes la vida, la convivencia, el trabajo, la justicia, la igualdad, el conocimiento, la libertad y la paz, dentro de un marco jurídico, democrático y participativo que garantice un orden político, económico y social justo, y comprometido a impulsar la integración de la comunidad latinoamericana,…"

Empecemos a crear que lo único que está en juego electoral es un programa de gobierno y exijamos por los siguientes años, los que sean necesarios, que la inmadura democracia que ahora tenemos pueda desarrollarse libremente como lo están pidiendo nuestros niños, nuestros abandonados abuelos, y la maravillosa y desvalida naturaleza que nos pertenece. Podremos estar orgullosos de este paso y tendremos una postura política alejada del color, con el que algunos hoy y en el pasado la han mantenido separada.

Llegó la hora de decir que no hay izquierda, derecha o centro; lo único que hay es un futuro por construir, un futuro que honre nuestra presencia en este mundo.

Mi voto es por tu voto, cualquiera que él sea, puedes tener la certeza que en democracia yo estaré asumiendo responsabilidad por ese nuevo futuro.

Deseo dar claridad a una palabra usada en este escrito, de acuerdo a la www.rae.es, resignación es: "1. f. Entrega voluntaria que alguien hace de sí poniéndose en las manos y voluntad de otra persona.".

Finalmente deseo invitarte a reflexionar sobre algo que está cambiando actualmente en el mundo, con la tecnología de este nuevo siglo, ¿ya te diste cuenta que quien tú eres es un "comunicador"?
Alberto Velásquez Vásquez
Miembro del consejo en Sporos.coop

Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger