La Música “silente” del Acordeón

3 de agosto de 20180 COMENTARIOS AQUÍ


―Alabad al Señor que la música es buena; nuestro Dios merece una alabanza armoniosa
(Sal 146, 1) ―
Nos enseñaron con las primeras letras que la música es un sonido agradable al oído; definición cierta y que describe con simplicidad, un universo abierto para descubrir, universo tan grande como las posibilidades que se despejan con los cálculos aritméticos.

Empiezo esta breve meditación para entender hoy al silente acordeón de mi tío Alonso…

Ayer tuve la bella y providencial oportunidad de visitarlo y celebrar con él los Santos Sacramentos que la Madre Iglesia nos da para el camino hacia el cielo. ¡Bendito sea Dios! que permitió vivir ese bello momento que se quedará para siempre en mi en entraña sacerdotal y en la memoria familiar.

¡Cuánto  hemos de agradecer pues, por la vida familiar, la música que nos hermanó.

¡Cómo no alabar al Señor! Lo encontramos en la grandeza de una sinfonía; en la sincronía de una coral, en el esplendor de la ópera, en la sublimidad espiritual del canto gregoriano, en la dicha de los aires nacionales; y también, ¡claro está¡ en la entrañable música de Sevilla, “Mi Sevilla”; música que se hizo embajada por muchos años en la mano musical del tío  Alonso y que nos hizo vivir momentos inolvidables que expresaron lo mejor de nuestra tierra y nos hicieron sentir “muy sevillanos”. La música siempre logrará expresar en pentagramas de ilusión, los más ocultos recuerdos y, también, los más recónditos anhelos del alma y los bellos recuerdos que la memoria nos trae como alimento.

Gracias, buen Dios, Altísimo Señor, por la música ―admirable signo de tu perfección y sutileza de los espíritus humanos― que Alonso nos regaló, pues la tiene la misión de elevar el alma hasta las sinfonías del cielo; de encumbrar el espíritu hasta el Señor de cielo y tierra; hacer gozar, por la armonía, las intimidades del alma; enamorar los sentimientos del corazón por la melodía inspirada en lo noble y recto de las intenciones.

“Todos los días deberíamos oír un poco de música”  (Goethe) y el tío Alonso ahora disfruta de la eterna sinfonía en la moradas celestes.

Sentimos, ciertamente, que “Aunque la certeza de morir nos entristece, nos consuela la promesa de la futura inmortalidad”; sentencia resumida de nuestra solemne, sencilla y confortadora liturgia exequial que, con la luminosidad del Espíritu de Dios, nos hace contemplar las fronteras del existir humano. Y esta grandiosa realidad que nos abre, como el rayo, la luz intempestiva de la eternidad, la empezamos a vislumbrar desde la temporalidad de nuestra fugaz peregrinación de amor por el mundo.

La ausencia física no es desaparición; la sepultura no es cancelación de la memoria; la lápida sólo encierra el signo del cumplimiento de aquel signo evangélico de que la semilla germina al caer en tierra; se sepulta para que haya vida…paradoja extraña y doliente, pero, ciertamente reconfortante.

El Señor lo llamó a su presencia en un día especialísimo: el día elegido por Él mismo; y esto me sugiere un sutil pensamiento: siempre es el tiempo oportuno para vivir y para morir.

La siempre Santa Virgen María lo conduzca de su mano maternal a la presencia del buen Señor.

Gracias a todos porque la fraternidad sevillana nos hace vivir como una familia solidaria y cercana…es consuelo y apoyo mutuo. ¡Dios les pague!

P. Rodrigo Gallego Trujillo
Buga, agosto 3 de 2018


Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger