Reflexión Dominical | 9 de septiembre de 2018

8 de septiembre de 20180 COMENTARIOS AQUÍ


“¡Ábrete!”
(Marcos 7, 31-37)
Muchas veces la vida parece que nos vuelve sordos y mudos frente a las “cosas” de Dios y ello nos lleva, tal vez, a hablar “las cosas del mundo” y no “las cosas de Dios”. Allí hay una clave para entender cómo se habla de tanto y de tantos, se dicen opiniones y se quiere “saber” de todo y “juzgar” a todos.

Debemos aprender que la “verdad” no es “como a mí me parece”… la Verdad es una persona que en sí misma no tiene engaño, mentira, doblez, falsedad o hipocresía; es el Señor Jesucristo; Él es la Verdad, el Camino, la Vida. Y de aquí sale una conclusión valiosa: si “en Dios vivimos, nos movemos y existimos” (Hch. 17, 28) estamos en la verdad y la verdad, como promete Jesús, “nos hace libres” (Jn 8, 31), entonces no somos sordos para Dios ni mudos para hablar de Él.

Estamos en un momento muy complicado de la historia de la humanidad y de la Iglesia; todos quieren opinar, decir su criterio, imponer “su verdad” y eso no puede ser así.

Jesús vino para “la humanidad entera que entre cadenas gime” (como dice el himno nacional de Colombia) y en Él está la absoluta posibilidad de ser felices y para ser felices se necesita “más bien poco”: sólo Dios basta.

¡Alaba, alma mía, al Señor!

P. Rodrigo Gallego Trujillo
Rector del Seminario Mayor “Los Doce Apóstoles” de Buga

Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger