Evidentemente nos falta lectura

28 de marzo de 20190 COMENTARIOS AQUÍ


No se necesita ser abogado, para visualizar la importancia y el papel trascendental de la justicia de transición JEP, en el cierre del conflicto armado en Colombia. Esta justicia es modelo en la resolución de conflictos y ejemplo para el mundo. El anterior concepto, lo han expresado hasta la saciedad, los expertos en el tema. Personalmente procuro informarme plenamente y leer a juristas serios, como Yesid Reyes Alvarado, Ramiro Bejarano Guzmán, Rodrigo Uprimny director de Dejusticia o Juan Carlos Henao Rector del Externado de Colombia. Al documentarme, así sea de manera tangencial y sin criterio de jurista, se da uno cuenta de la sarta de mentiras que le inoculan a las personas que no se esfuerzan por informarse un poco, acerca de algo tan determinante, para la paz de Colombia como es la Jurisdicción Especial de Paz - JEP-. Es un insulto a la inteligencia de los Colombianos, la información negativa que despliegan los interesados en destruirla.

La estrategia de los enemigos del proceso y correligionarios del Centro Democrático, consiste en alargar el tema de la JEP y nutrirla de mentiras, hasta las próximas elecciones y así lograr -como lo confesó William Vélez- "que la gente salga a votar emberracada". Esa fue la estrategia para ganar el plebiscito. Son las mismas falacias. Así como engañaron con el Plebiscito, con la consulta anticorrupción y la Elección del Sub presidente Duque, así mismo engañan con La JEP, es idéntico el libreto, es el viejo truco de meter miedo y así lograr sus objetivos e intereses electorales.

Lo primero que debemos tener en cuenta es, que ningún conflicto armado se cierra con la justicia ordinaria. Ningún grupo alzado en armas, con más de 50 años de lucha, y sin haber sido evidentemente derrotado, va a cometer la ingenuidad de entregar las armas y luego someterse a la justicia ordinaria. Eso es un imposible, eso es una entelequia. La Jurisdicción Especial de Paz no fue creada solamente para las FARC, con esta mentira crean la sensación que es para dar impunidad, la JEP fue creada para que a ella acudan todos los Actores del Conflicto: guerrilla, agentes del estado y terceros que auspiciaron el paramilitarismo, estos últimos, finalmente fueron sacados, por el partido Cambio Radical y finalmente acudirán voluntariamente o si no será la justicia ordinaria quien los condenara o los absolverá.

Para que los actores del conflicto logren beneficios, tendrán que contar toda la verdad, de lo contrario recibirían una pena máxima de 20 años, igual si se les comprueba mentiras en su declaración. De todas maneras para que lo anterior se dé, tiene que existir una justicia alternativa, que a cambio de la verdad y la reparación colme las expectativas de las víctimas. Lo que tenemos es una justicia de transición, restaurativa, reparativa, no es una justicia punitiva, ni retributiva y ella a cambio de la verdad y la reparación de los victimarios, les otorgue unos beneficios.

Buscar que los alzados en armas se desmovilicen y también logren unas reivindicaciones políticas es objetivo del acuerdo de paz, para que finalmente, encuentren su reincorporación en la sociedad. Es el cambio de las balas por los votos. Esta justicia de transición incluso es superior, al modelo que se diseñó en Suráfrica para superar el Apartheid, que solo se basó en amnistías. Este es el modelo de justicia que con tanto fervor tratan de destruir para evitar la reconciliación de todos los colombianos. ¿Es Lo anterior en razonable?

Los que engañan deliberadamente, se aprovechan de la falta elemental de lectura sobre el tema, en la desinformación, encuentran el terreno abonado para el alienamiento y para la rastrera manipulación. Si los que critican sin sentido las bondades de este tipo de justicia, siquiera le dedicaran unas horas de lectura y en qué consiste, de seguro cambiarían de opinión, pero la perversa estrategia consiste en seguir confundiendo y poniendo palos a la rueda, para que se vare el tren de la paz, el actual Gobierno en contubernio con la Fiscalía, trabajan mancomunadamente en este objetivo y cada uno – Gobierno y Fiscalía- tienen su rol, el cual se manifiesta en no tener voluntad como estado, para cumplir con lo sagradamente firmado de manera bilateral.

No contentos con hacer hasta lo imposible por entorpecer su funcionamiento, nos dicen de manera soterrada y con el apoyo de los sesgados medios de comunicación, que entre 159 artículos, que componen la ley estatutaria de la JEP, el gobierno solo objeta 6 ”articulitos”. Definitivamente nos dan un tratamiento de bobos. El gobierno en su tarea de demolición, se rebusca 6 objeciones y le envía el mensaje a los incautos, que estos “articulitos” son mínimos, en un universo de 159. Nos quieren dar a entender, que la cuestión es cuantitativa y no cualitativa, Nos dan a entender que dentro de esas 6 objeciones la ley no saldría lastimada en su funcionamiento e integridad. ¡¡ Mentira!!. Son objeciones de la medula dorsal de la JEP y que ya tuvieron su respectivo control constitucional y que de llegar a aprobarse de manera unilateral, la contraparte FARC podría argumentar perfidia y además van en contravía de una sentencia ya dictada por la corte constitucional. Definitivamente nos falta lectura, así sea de manera superficial, para no caer en tanto engaño deliberado.

Por | German Peña Córdoba.

Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger