Reflexión Dominical | 31 de marzo de 2019

6 de abril de 20190 COMENTARIOS AQUÍ


31 de marzo de 2019, quinto domingo de cuaresma ―
 (Juan 8, 1-11)

Vete y no peques más”. Es la invitación clara del Evangelio de este quinto domingo de Cuaresma para comprender que la conversión no consiste en dejar éste o aquel vicio, por un tiempo y volver a recaer… dejar un vicio no es convertirse…. Convertirse es romper totalmente con el poder del pecado que ha ido anidando en nuestras vidas… convertirse es llegar a tener la mente de Cristo y eso sí cambia totalmente las actitudes y etc.

La mujer pecadora del Evangelio es una muestra evidente del Señor que no quiere que nosotros nos condenemos, sino que tengamos vida y vida en abundancia; nunca nos sintamos marginados del perdón de Dios; nunca nos creamos “tan malos” que Dios no tenga nada que hacer en nuestras vidas… Él lo puede todo y restaura lo que parece que estuviera totalmente perdido.

Ninguno apedreó a la mujer; Jesús mucho menos la condenó, pero le dio una palabra que la movió a un cambio total que le permitió, seguramente, sentirse impulsada a abrir nuevos espacios que fueron el principio de explotación de cualidades, talentos y virtudes. Nunca, nunca, nunca el pecado trae felicidad… siempre reporta tristeza y amargura. 

¡Señor, Tú cambias nuestro llanto en alegría!

P. Rodrigo Gallego Trujillo
Párroco de la Catedral San Pedro de Buga

Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger