¿Ya se nos olvidó?

1 de junio de 20190 COMENTARIOS AQUÍ


La condición humana olvida muy fácil y rápido. Todo se olvida y el tiempo actúa como el mejor aliado de ese olvido. Todo pasa, todo se diluye y se disipa, con extremada rapidez. Ya  casi a todos los colombianos  se les olvido que a las FARC –hoy convertido en Partido Político, ¡¡quien lo creyera!!- antes de su desmovilización se les pedía a gritos gestos de paz y ese clamor era desoído por ellos. Se realizaban multitudinarias marchas cuyo lema era "NO MAS FARC", hoy ese grito debería mutar a ¡¡NO MAS URIBE!!, que es el verdadero obstáculo para la paz y la reconciliación entre los Colombianos. En esas abultadas marchas se enarbolaban banderas y camisetas blancas; aupadas por muchas gafas Gucci, sombreros y cremas muy finas para protegerse del sol y finos paraguas para protegerse de una eventual lluvia. Se  marchaba incesante una y otra vez en todo el país, pidiendo la desaparición de las FARC.

Eran gigantescas concentraciones que se realizaban simultáneamente en todas las ciudades del país. Las plazas se abarrotaban pidiendo la liberación de los civiles secuestrados por las FARC y los soldados retenidos por esta misma guerrilla. En estas marchas, se pedía el fin del conflicto armado, las extorciones, las pescas milagrosas y las tomas a pueblos y veredas. Todas esas exigencias se convertían en una Utopía y una entelequia, que se diluía tan rápido como hoy se nos olvida que vivimos 60 años de conflicto armado. Cada intento que el Gobierno de turno, emprendía como inicio de  diálogos terminaban en un fracaso, terminaban rotos y a la espera de miles de muertos más para volver a comenzar. Era un verdadero círculo vicioso. Ya se nos olvidó.

Todo era infructuoso, todo esfuerzo por terminar el conflicto de 60 años resultaba vano, las FARC arreciaban y obligaban a los gobiernos a  sentarse en la mesa de diálogos. Esto funcionaba como una estrategia de dilación o en la búsqueda de espacios para fortalecerse. La intensión siempre carecía de sinceridad porque además se acariciaba la posibilidad de la toma del poder por la vía de las armas. Desde el comienzo de los diálogos en el Gobierno de Belisario Betancourt, pasando por el de Virgilio Barco,  Cesar Gaviria y su bombardeo a  “Casa Verde”, y sus diálogos de Tlaxcala y Caracas, los diálogos de Ernesto Samper y Andrés Pastrana con los diálogos del Caguan, todos fracasaron, pero dejaron enseñanzas. ¿Ya se nos olvidó?

Llego el Gobierno de Juan Manuel Santos que aprendió de todos los errores cometidos por sus antecesores y  dio en el punto preciso: saco adelante el proceso de paz y su reconocimiento internacional fue el Premio Nobel de paz. ¿Cuántos muertos nos ha evitado el proceso de paz? Miles de  vidas se han salvado, especialmente de gente humilde. Hijos de humildes campesinos que salen doblemente victimizados: en su ancestral pobreza y el ser  víctimas del conflicto

Hoy nos quieren regresar a eso: a la época del reguero de soldados muertos y mutilados, Guerrilleros traídos en bolsas plásticas "neutralizados" que  bajaban de los helicópteros posiblemente producto de “falsos positivos”, Las FARC estaban fuertes y no se encontraban derrotadas, era una guerra de baja intensidad en la cual ningún bando salía derrotado plenamente. Eran muertes de ambos lados, con una característica en común: todos eran hijos de gente pobre, que era la carne de cañón, bien sean como víctimas de falsos positivos o como soldados regulares y guerrilleros muertos en combate. Los que agenciaban la absurda guerra nunca exponían sus hijos, más sin embargo atizaban la guerra y la siguen atizando desde una cómoda posición y en una cómoda postura.

El Gobierno Santos, lo logro lo que hasta el momento era un imposible. Las FARC tuvieron toda la voluntad, firmaron y se desarmaron, cumplieron a cabalidad y el mundo lo presencio y aplaudió hasta el delirio. Tuvieron toda la voluntad de paz que tanto se les exigían y que hoy, no la tiene el actual gobierno.  El proceso fue uno de los grandes logros de la ONU y los países garantes, los países acompañantes y Cuba como facilitador de su territorio para que se desarrollaran las conversaciones. Se decía, que se había entregado el país a la guerrilla, lo que resulto completamente falso. Muchas cosas se han dicho, pero lo único cierto es que vivimos en un país mejor, porque cesaron las muertes, al hospital militar por más de 5 años no llego un soldado muerto, ni herido, ni un mutilado.

Hoy a los integrantes de las FARC los acorralan, les crean inseguridad jurídica, les incumplen lo acordado en franca perfidia, quieren extraditarlos,  los persiguen y lo más grave: los están asesinando.. Eso tiene un único fin perverso en este Gobierno: presionarlos para que se rearmen y tener el caballito de batalla con que se invisibiliza la corrupción reinante, regresar a la guerra es el protervo propósito y que regresen los muertos. Pareciera que se quiere crear en el imaginario colectivo que las FARC todavía existen y con ello demonizar y manipular. La sensatez de las FARC ha evitado que eso suceda, pero todo tiene su límite. Ya van 136 desmovilizados asesinados y los líderes sociales son asesinados inmisericordemente y sin que el estado y la sociedad se inmuten. Ya se nos olvidó, todo se olvida

El pueblo colombiano debería levantarse y defender la paz que se la están volviendo trizas.
Por | Germán Peña Córdoba
Arquitecto Univalle

Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger