Reflexión Dominical | 14 de julio de 2019

13 de julio de 20190 COMENTARIOS AQUÍ


 (Lucas 10, 25-37)
Jesús, con la parábola del buen samaritano, nos indica que en la vida tiene que haber decisiones que nos permitan vivir la misericordia por encima de todo, pues la misericordia es la expresión concreta del amor que sentimos por el Señor; casi que podríamos decir, que, sin misericordia, la vida de fe se reduce a un intimismo que no produce frutos que beneficien a los demás.

Servir a los demás es deber de todo ser humano, pero servir por amor a Dios, es propio de los discípulos de Cristo Jesús. Y, mucho más, servir a quien nos ha hecho daño o causado un mal grande, es digno de una virtud mayor que nos permite vivir muy distinto de cómo vive el mundo.

Es necesario pensar que servir a los demás sin interés alguno es propio de creyentes; es propio de aquellos que creen en la bondad providente del Señor.  

Servir sin esperar nada a cambio, sólo por el hecho del amor a Dios, es la clave para ayudar a cambiar el mundo… no es de personas de fe esperar una recompensa por el servicio hecho a alguien; más aún, servir a quien “no nos puede pagar” es lo mejor, porque el único que sabrá es el Señor y es Él quien nos verdadera y duradera recompensa.

En un mundo metalizado, interesado y amante del dinero, se necesita el testimonio creíble y el coraje convincente de quienes decimos amar al Señor y servirlo en la Iglesia.

¡Tú, Señor, estás cerca de los que te invocan!

P. Rodrigo Gallego Trujillo
Párroco de la Catedral de Buga

Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger