Reflexión Dominical | 4 de agosto de 2019

3 de agosto de 20190 COMENTARIOS AQUÍ

(Lucas 12,13-21)
La vanidad… así nos lo recuerda la primera lectura de este domingo; y el Evangelio subraya la necesidad urgente y apremiante de poner el corazón en las realidades eternas y duraderas.

Se plantea una situación seria que debe ser una prioridad en el camino de la vida: el equilibrio entre la posesión de bienes y la adecuada libertad de corazón para no apegarse.

Hay una medida sencilla que nos impide poner el corazón en los bienes terrenales: compartir, compartir, compartir. Si esto se da como fruto de una convicción profunda, nunca nuestro interés mayor será el dinero, sino Dios y Él es el único bien que nos debe preocupar.

Y es que, ciertamente, quien pone su corazón en los bienes de la tierra, tarde o temprano se defrauda y se siente frustrado… más, quien en Dios pone toda su confianza jamás quedará defraudado.

Hay una invitación seria en la Palabra del domingo 4 de agosto de 2019: jamás confiar en las riquezas; éstas no son seguras, nunca… son bienes de que nos servimos para ayudarnos a proseguir el camino de la vida… más aún, son bienes que Dios nos proporciona para ayudar a otros de manera decidida y libre.

La vanidad no es sólo cuidar la apariencia física exageradamente… es también sentirse seguro con los bienes que se poseen.

¡Señor, Tú has sido nuestro refugio de generación en generación!

P. Rodrigo Gallego Trujillo
Párroco de la Catedral de Buga

Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger