Límite entre delincuente y víctima

18 de septiembre de 20190 COMENTARIOS AQUÍ


Por | Guillermo Salazar Jiménez
Defienden al malhechor pero no durante el juicio, como debe ser. Estos abogados se especializan en colocar los obstáculos necesarios, legales o ilegales, para retardar los procesos y llevar la sentencia hasta la prescripción por términos.

Me dijo un compañero de profesión, había sufrido un accidente de tránsito en la vía Cali–Buenaventura, con doce muertos y doce heridos. Dos estudiantes de la universidad donde trabajaba, que lo acompañaban, murieron ese 26 de mayo de 1997. Después de 22 años el proceso está aún en el Consejo de Estado.

Quise conversar con preguntas. ¿Prescripción de términos, cómo se siente? Tantos años de espera fueron una condena. Me siento preso de la justicia. La indolencia de los empleados judiciales no tiene nombre; jugaron con mi condición de colombiano y sepultaron la credibilidad en la probidad de jueces y magistrados.

¿Se pueden llamar abogados? Prefieren el dinero para inventar argumentos que atrasan las decisiones hasta el límite y, en última instancia, “prescripción por términos”, reza la sentencia. Con ella, el abogado cumplió el objetivo de liberar a su defendido, o como en mi caso, salió libre el delincuente. Expreso Trejos fue absuelto a pesar de la docena de muertos. Esta rotunda prueba no sirvió para agilizar del proceso, la fiscalía 115 de Dagua, sitio del accidente, permitió que los abogados de Trejos ganaran el tiempo requerido para no responder por el delito de homicidio culposo. Descartó el juicio legal para imaginar maneras de frenarlo, con indecentes argucias.

¿El proceso pasó mucho tiempo en Dagua? Fueron 7 años. Ahora entiendo por qué me citaron dos veces a reconstruir el expediente, una porque se perdieron, y otra porque los quemó la guerrilla. El caso llegó a la Corte Suprema, sentenció que finalizó por prescripción de términos. Aquel proceso demoró 15 años y la nueva demanda se encuentra, desde el 2012, en Consejo de Estado, sesión tercera, subsesión 13, expediente 760012…006721.

Práctica generalizada en contra de la justicia, ¿cómo ve su caso? El problema sensible no es la prescripción de términos, como sentencia, sino la realidad de los muertos y lesionados. Estos no importaron, por encima de la sangre y el dolor se fraguó un proceso viciado, donde las víctimas fuimos culpables, cuando en realidad el criminal fue una empresa transportadora.

Por prescripción de términos, dejaron en libertad al exmagistrado Francisco Ricaurte Gómez, después de 240 días detenido, acusado de pertenecer al cartel de la toga. Distinto proceso pero igual imagen negativa de la justicia, ¿verdad?

 En lugar de estudiar fórmulas para engrandecer la justicia, tales abogados se especializan en encontrar atajos para sepultarla. Contribuyen al desorden, a la ilegalidad y a la anarquía. Lo peor, en el marco del ambiente nefasto de la corrupción, la injusticia se torna en un proceder ordinario, tanto de los procesos simples como complejos. Como pedagogía social, la injusticia se revierte costumbre y estilo de vida. Con estas decisiones “por prescripción de términos”, los jueces no determinan el límite entre delincuente y víctima.

Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger