Reflexión Dominical | 22 de septiembre de 2019

21 de septiembre de 20190 COMENTARIOS AQUÍ


 (Lucas 16, 1-13)
Un buen administrador no necesita que lo estén vigilando para hacer bien lo que le han encomendado. Es muy clara la enseñanza del Evangelio de este domingo: el que es fiel en lo poco lo es en lo mucho; quien no es capaz de responder seriamente en cosas pequeñas, no puede recibir grandes encargos.

Es justo pensar que cuando somos responsables aún en lo más simple y sencillo, estamos construyendo lo más grande y valioso. Las grandes obras de la humanidad han comenzado en pequeño y llegan a ser obras monumentales; más aún, la misma obra de la creación es vivo ejemplo de ello: millones de años de formación para que tengamos lo que el Señor nos ha confiado y no hemos sabido administrar digna ni racionalmente.

El buen administrador siempre está buscando el bien de otros; siempre gestiona para que el progrese beneficie a muchos; un mal administrador busca su beneficio propio, la satisfacción de sus propios intereses y el beneficio de sus “compinches”.

En una persona de fe se va entendiendo que la administración nos obliga a pensar que sólo somos servidores y no “dueños”; que estamos de paso, pero debemos pensar en las futuras generaciones. El derroche no es de personas de fe.

Pensemos muy bien que el Evangelio nos pone en alerta frente al dinero: éste se puede convertir en un “dios” que gobierna la vida y se vive para “conseguir dinero, como sea”. Donde reina la avaricia, Dios no tiene espacio.

¡El Señor no olvida jamás al pobre!

P. Rodrigo Gallego Trujillo
Párroco de la Catedral de Buga

Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger