Cuento: Aprender en Casa

14 de abril de 20200 COMENTARIOS AQUÍ


Un texto de Guillermo Salazar Jiménez.

Recibió la citación del colegio y pensó ir el lunes siguiente. Suponía las quejas del profesor, mientras su jefe le demandaba que debía trabajar desde la casa. No respeta el tiempo de los demás, no deja trabajar a los compañeros, pensó, serán los reclamos acostumbrados del profesor.

En el comedor de la casa lo esperaban su esposa e hijo. No soy el único que desobedece las órdenes del profe, le dijo, somos 45 en un salón estrecho. No hay espacio para estirar las piernas, los pupitres son duros e incómodos. Las charlas no dejan escuchar las explicaciones del profe, el tablero brilla y necesitamos movernos para copiar en los cuadernos. El profe clama silencio y nosotros gritamos.

Leyó el comunicado donde le informaban del receso escolar obligado por el coronavirus. Estaremos juntos, pensó, es necesario cumplir cada uno con sus obligaciones. Pasados dos días su hijo le pidió ayuda para resolver una guía. ¿Guías?, ¿por qué debo participar?, ¿cómo hacerlo? Preguntas que le permitieron reflexionar sobre lo difícil que resulta la profesión docente.

Angustiado repaso las indicaciones de la guía, intentó disculparse con su hijo; sin embargo decidió cumplir su tarea de maestro. Por primera vez sintió miedo de estar en casa, de enfrentar las inquietudes del hijo, de incumplir con sus expectativas.

Pensó que las guías privilegian el contenido, la información; no distintas formas de reflexionar sobre los problemas reales de la vida. Tienen que permitir a padres e hijos interrogarse y construir opciones diferentes de analizar, por ejemplo, el comportamiento que asumimos con la cuarentena.

Dijo que a nosotros y a Colombia le sirve más que entre todos discutamos y consultemos sobre la Covid 19, para comprender mejor las noticias y las estadísticas de contagiados y muertos. Invitó a su hijo a experimentar otras estrategias diferentes para no estancar el proceso de aprender.

Hay que aprovechar este encierro para que juntos revisemos lo qué somos y hacemos, la necesidad de cambiar para ayudarnos y ayudar a otros. Pensó que las familias del colegio y de Colombia podían ser maestros, es decir cuestionar el saber impartido y producir nuevos conocimientos, sobre las dudas y las preguntas. De estas vienen los nuevos cambios para enfrentar el futuro, porque la epidemia sufrida no será breve.

Concluyó que durante la cuarentena el nuevo espacio escolar será la casa, con apoyo de los aparatos tecnológicos. Así, los padres nos convertiremos en el principal aliado de los maestros para validar otro tipo de conocimientos y construir nuevas formas de comportarnos.

Me atormenta saber si lo estoy haciendo bien, reflexionó, al menos logré interesar al hijo. El computador de la oficina me ayuda, pero el internet se cae siempre. Le preguntó a su hijo ¿Cómo trabajarán aquellos compañeros tuyos sin computador?, ¿sin internet? Leyó una nota: Según Semana el 60% de los universitarios de estratos 1 y 2 no tienen internet y solo el 21% tiene computador. Papá:” Muy pocos maestros están capacitados en educación virtual”. Los padres de familia tampoco, le respondió.

Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger