Hay que ganar

6 de abril de 20200 COMENTARIOS AQUÍ


Un texto de Guillermo Salazar Jiménez
Del estadio hasta la casa hablaron de la decisión del club de aplazar los partidos y entrenos. Se bajó del carro de su compañero con el plan de trabajo en la mano, se despidió con una sonrisa: “no hay que salir porque perdemos”.

La mañana del séptimo día de su encierro voluntario cumplió con lo dispuesto por la dirección técnica del equipo. Estiramientos, saltos, abdominales, coparon dos horas de ejercicios. A las 10 AM no encontraba más que hacer. Llevo solo siete días y estoy abatido, pensó, ¿Qué puede hacer un portero para jugar contra el coronavirus?

Concluyó que algunos compañeros y varios vecinos toman la cuarentena como un juego, pero realmente es un partido contra la muerte. Se dijo: No soy yo, es la responsabilidad de todos, como equipo, detener el ataque expansivo del virus. Como arquero tengo que comportarme diferente a los insensibles del barrio, de la ciudad, de Colombia. Recordó a Eduardo Galeano en el libro El Fútbol a Sol y Sombra: “los demás jugadores pueden equivocarse feo una vez o muchas veces, pero se redimen mediante una finta espectacular, un pase magistral, un disparo certero: él no”.

Para ganar ninguno debe equivocarse, todos somos el equipo. El coronavirus no es simple juego, menos tomar las prohibiciones como fiesta. Difícil este partido donde nos jugamos la vida de miles de personas. Recordó que Moacir Barbosa, portero de Brasil en la final del mundial de 1950 contra Uruguay, se equivocó y perdieron. Fue culpado por el gol más traumático en la historia del fútbol brasileño. Abrió el cuaderno donde escribía notas sobre sus porteros ídolos del fútbol. Leyó: Oliver Kahn, considerado el mejor portero de Alemania y del mundo, jugaba contra Brasil en el mundial de 2002, no controló un disparo leve y lo aprovechó Ronaldo para marcar. Al final ganó Brasil 2-0.

Escuchó las graves noticias sobre la invasión del covid 19 en Italia. Repasó lo que ocurrió con René Higuita en aquel encuentro clave de octavos en el estadio San Paolo de Nápoles, un 23 de junio, en la copa mundo de 1990. Higuita, nuestro brillante portero, salió del arco y llegó hasta la mitad del campo. Trató de eludir a Roger Milla, perdió el balón y el capitán de Camerún anotó y eliminó a Colombia.

Él, Higuita tenía 24 años. Supuso que quizás Higuita se dejó llevar por sus cualidades o por la desobediencia típica de los jóvenes, como los de hoy, que no atienden quedarse en casa, como el mejor ataque contra el virus. Se dijo que tal vez no valoró la situación crítica del partido porque perdíamos 1 a 0 en el minuto 108, después de empatar 0-0 en el tiempo reglamentario.

Como portero podría cometer los mismos errores u otros, pensó, pero nunca los relacionados con detener la pandemia. ¡Hay que ganar este partido! Sonrió al recordar que, seguramente, aquel día desde la raya, cuerpo técnico y jugadores suplentes de Colombia, le gritaban a Higuita: ¡No salga, no salga! Salió y quedamos eliminados. El mejor partido contra el coronavirus: ¡Quédese en casa!
Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger