Primeras lecciones

24 de abril de 20200 COMENTARIOS AQUÍ

 Un texto de Guillermo Salazar Jiménez
Se levantó dispuesto a trabajar en su computador. No lo encontró en el escritorio, donde lo había dejado la noche anterior, miró alrededor y vio los dos computadores sobre el comedor. Imaginó que sus hijos los utilizaron y su PC no lo devolvieron al cuarto. 

Salió para el baño y encontró tres pares de chanclas alineadas en la puerta. En la cocina encontró a su esposa que preparaba café. ¿Qué es este desorden? le preguntó. Nada de desorden, tomó un sorbo, con la cuarentena tenemos que aprender a vivir de otra manera.
Ambos eran maestros; sus dos hijos estudiaban, ella en la universidad y él en bachillerato. Que la distancia provocada por la cuarentena sirva para estar unidos, le dijo ella, al tiempo le ofreció un café. Tu computador lo usaremos los 2 y el otro los hijos; los 4 trabajaremos juntos en el comedor. Quedó pensativo, atinó a preguntar, ¿y las chanclas?
Entendió que faltaban sus chanclas en la fila. Esta vez le tocaba tomar la ducha en cuarto lugar, se había levantado de último. Sonrió y decidió madrugar al día siguiente para entrar a la ducha de primero. Respetó el turno —como debía ser en la calle, supermercados, bancos y transporte público—. Al tiempo que el agua bajaba por su cuerpo, recordó que ahora debía preparar, con su esposa, las guías. No estaba convencido cómo diseñar dichas guías, poco los habían preparado. 
Con el coronavirus no había tiempo, se convenció de que nuevamente tenían que improvisar. Creía que los alumnos serían los más perjudicados, aunque quedaba la esperanza de diseñar las guías lo mejor posible. Inmediatamente recordó a Nietzche: “La esperanza es el peor de los males, pues prolonga el tormento del hombre” —en el libro Humano demasiado humano, 1878, aforismo expuesto en su estadía en Sorrento, Italia—. 
En el comedor compartió el desayuno con esposa e hijos. Expuso: El trabajo en casa será diferente, no manejo estrategias virtuales y no estoy seguro de enseñar mejor con guías; mis alumnos solo usan teléfonos móviles baratos. Sentenció: ¡Estamos salvados!, ¿Por qué?, preguntaron al tiempo. Bueno, somos privilegiados, disponemos de 2 computadores. Comentó que Colombia está atrasada en la tenencia y uso del computador. Según mineducación.gov.co, el número de estudiantes por computador, en promedio, era en 2010 de 20, pasó a 9 en 2014 y 8 en 2018. En nuestra región, Caldas está mejor, 5 estudiantes comparten un computador; en Risaralda 6 y Quindío 9. 
La familia atenta. Continúo: No dejo de pensar en aquellos alumnos que, como la mayoría de los colombianos, no tienen computador. Solo el 41.6 % de los hogares poseía PC de escritorio, portátil o tableta. —DANE, informe del 12 de julio de 2019—. Nuestros alumnos son pobres, con razón la consulta de este departamento gubernamental dice que, para el 52.8 % de los hogares, el elevado costo es la principal razón para no tener computador.
El silencio ocupó el espacio donde antes eran risas y anécdotas. Afuera, las calles vacías.


Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger