¡¡Que ni se atreva don coronavirus!!

26 de abril de 20200 COMENTARIOS AQUÍ

Un texto de Germán Peña Córdova

Triste final le espera al coronavirus cuando se atreve a buscar la garganta de un bebedor. Dicen algunas autoridades sanitarias, que la más efectiva forma de combatir el coronavirus es el consumo moderado de alcohol, llámese Whisky,  Ron, Vodka o Aguardiente. Entre mas fuerte sea el licor es mucho mejor para este noble propósito, pero ojo: todos los anteriores licores hay que consumirlos puros. Nada de "Whisky en las Rocas" o el señoritero Ron con Coca Cola. Repito: mi formula es una recomendación, de consumo de alcohol socialmente moderado.

El alcohol es devastador para el virus, que se aloja cómoda y plácidamente en la garganta por espacio de 14 días, antes de desplazare a vivir en los pulmones y allí ya instalado  provocar la grave fibrosis pulmonar, que en nosotros los veteranos, resulta fatal y letal, porque contamos con un sistema inmunológico bastante trajinado y gastado.

Cuando se toma un trago de Whisky, Vodka, Ron, Tequila o Aguardiente y cuando este pasa por el gaznate, se convierte en un Tsunami para el virus que lo barre de la garganta, lo arranca, lo extirpa, lo arrolla y el pobre comienza a transitar semi noqueado, por el esófago y cae estrepitosamente al estomago, donde lo esperan ansiosos, los letales  jugos gástricos, que dan buena cuenta de el. ¡¡Pobre virus cuando se mete con un bebedor social!! Lleve pa' que se vuelva serio.

Ya moribundo el atrevido y osado virus, hace su lento recorrido hacia  los intestinos, donde hace todo su proceso químico de producción de heces y termina nadando en la taza del sanitario, donde le espera un segundo Tsunami: cuando soltamos el sanitario. Al pobre virus, ese torbellino de agua revuelto con excrementos, lo lleva a los canales que conducen las aguas servidas donde ya muerto, comienza su viaje hacia la Planta de Aguas Residuales (PTAR), y allí las grasas, los jabones y toda la materia orgánica, lo despedazan y lo envían triturado y vuelto mierda al Rio Cauca. Ya siendo huésped del Rio, lo que queda del Virus,  este se pierde en el infinito de sus contaminadas aguas, como se pierden las cenizas que se lanzan al mar, en un viaje de no retorno.

Triste final le espera al coronavirus, cuando equivocadamente se aloja en la garganta de un bebedor.  ¡¡Que ni se atreva!!

 Modestamente, ahí les presento la vacuna, que con todo afán, anda buscando la ciencia. Ahí la tienen a la vuelta de la esquina, en la tienda de Don Pedro o en el bar de tu casa. 

Pero no obstante les doy un consejo: ¿que haces en la calle ve? ¡¡QUEDATE EN CASA OIS!!.

Germán Peña Córdoba

Arquitecto - Univalle
Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger