Reflexión Domingo de Pascua, 12 de abril de 2020

12 de abril de 20200 COMENTARIOS AQUÍ


(Juan 20, 1-9)

Cristo, el Señor, ha resucitado. Es la noticia más importante de toda la historia humana, puesto que, Dios nos creó para Él, para amarlo y reverenciarlo; Dios puso como corona de la creación al ser humano, creado a su imagen y semejanza, para que, sirviéndose de este maravilloso mundo, lo busque y lo encuentre y, encontrándolo, lo alabe con una vida de santidad y justicia. El pecado desfiguró, maliciosamente, toda la obra admirable de Dios y Él, el Creador, encontró el remedio a nuestra muerte allí donde triunfó la maldad… por eso, al venir a nuestra “raza humana”, el Hijo Eterno, Cristo, nacido de María la Virgen, se compadeció para elevarnos a la dignidad de hijos suyos, haciendo que estemos “lanzados” a la vida de santidad. Qué gozo saber que tenemos un Dios que nos ama, nos salva, nos “agracia” con sus dones y frutos, nos bendice y nos llama a ser familia y a vivir fraternalmente unidos.

El Evangelio de este día hace énfasis en la palabra sepulcro, pero, “sepulcro vacío”, para indicar que allí donde se corrompe un cuerpo, NO ESTÁ EL SEÑOR, pues, después de resucitar, transforma la vida totalmente y nos libera de la terrible corrupción del pecado, de la maldad, del odio, del resentimiento, de la ingratitud, de la trampa, del vicio…de todo lo que nos es de Dios.

¡Felices Pascua de Resurrección para todos!
_______________________________________________________________________
“El primer día de la semana, María la Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro. Echó a correr y fue donde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, a quien Jesús amaba, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto». Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; e, inclinándose, vio los lienzos tendidos; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio los lienzos tendidos y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no con los lienzos, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos…»

¡Este es el día en que actuó el Señor, sea nuestra alegría y nuestro gozo!

P. Rodrigo Gallego Trujillo,
Párroco de la Catedral san Pedro de Buga

Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger