Reflexión para el martes santo 7 de abril de 2020

7 de abril de 20200 COMENTARIOS AQUÍ


…en estos días de “Desierto”
  
 (Juan 13, 21-33.36-38)
Aparece la figura de Judas Iscariote que viene a ser sinónimo de traición y mezquindad; elegido, como los demás Apóstoles para ser testigo de Cristo el Señor, pero, con un corazón que se dejó desviar, perdió el encanto de la honradez y la alegría de la lealtad. En él pudo más la ambición y sus consecuencias, que la capacidad de ser fiel a la verdad. No seguir la verdad puede llevar a la persona a abismos inmensos o situaciones inusitadas de depravación, vicio y/o maldad contra sí mismo o los demás. Cualquiera de nosotros puede caer en ese estilo de vida y esto es posible cuando no se hace un examen de conciencia diaria, cuando no nos dejamos aconsejar, cuando no buscamos la palabra oportuna y sensata de quien va por buen camino. Ojalá no nos tengamos que contar entre los que son como Judas; más bien, al estilo de Pedro, busquemos siempre la nobleza del corazón aún en medio de las limitaciones naturales y normales de la existencia humana; busquemos siempre el bien porque, quien vive y practica el bien, difunde el gozo de la bondad entre sus hermanos. Un buen amigo de Jesús es leal hasta el final con sus amigos; quien no es amigo de Jesús, sinceramente, lo traiciona con el pecado que viene a ser la adoración tributada al enemigo y adversario de nuestra santidad. Seamos de Cristo y su santidad, no de Judas y su maldad.
____________________________________________________________________________
“En aquel tiempo, estando Jesús a la mesa con sus discípulos, se turbó en su espíritu y dio testimonio diciendo: - «En verdad, en verdad les digo: uno de ustedes me va a entregar». Los discípulos se miraron unos a otros perplejos, por no saber de quién lo decía. Uno de ellos, el que Jesús amaba, estaba reclinado a la mesa en el seno de Jesús. Simón Pedro le hizo señas para que averiguase por quién lo decía. Entonces él, apoyándose en el pecho de Jesús, le preguntó: «Señor, ¿quién es?». Le contestó Jesús: - «Aquel a quien yo le dé este trozo de pan untado». Y, untando el pan, se lo dio a Judas, hijo de Simón el Iscariote. Detrás del pan, entró en él Satanás…Judas, después de tomar el pan, salió inmediatamente. Era de noche… Me buscarán, pero lo que dije a los judíos se los digo ahora a ustedes: "Donde yo voy, ustedes no pueden ir"» Simón Pedro le dijo: - «Señor, ¿a dónde vas?». Jesús le respondió: - «Adonde yo voy no me puedes seguir ahora, me seguirás más tarde». Pedro replicó: - «Señor, ¿por qué no puedo seguirte ahora? Daré mi vida por ti». Jesús le contestó: - «¿Con que darás tu vida por mí? En verdad, en verdad te digo: no cantará el gallo antes de que me hayas negado tres veces”.

¡Mi boca contará tu salvación!

P. Rodrigo Gallego Trujillo,
Párroco de la Catedral san Pedro de Buga


Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger