Reflexión Dominical ― 17 de mayo de 2020

16 de mayo de 20200 COMENTARIOS AQUÍ


Sexto Domingo de Pascua
 (Juan 14, 15-21)

El Espíritu de la Verdad. Empieza Jesús a prepararnos para su “ausencia-presencia” que celebramos en la solemnidad de la Ascensión; pero, a la vez, nos está moviendo a empezar a descubrir la fascinante presencia del Espíritu Santo. Así, Pascua-Ascensión-Pentecostés, constituyen tres “partes” de un único momento de salvación que indica que Dios está con nosotros, en nosotros, entre nosotros. Hay una realidad de vida espiritual gigante desde el Bautismo y la Confirmación, en todos y cada uno de los discípulos del Señor: la presencia discreta, silenciosa, soberana y humilde el Espíritu Santo; es Él la permanente y eficaz “memoria” de que Cristo ha resucitado, ha triunfado sobre la muerte y el poder del mal y, en Él, triunfamos nosotros, vencemos nosotros, somos liberados nosotros… en fin, amamos hasta el límite de dar la vida en el amor y por el amor verdadero que es ofrenda de todo lo que somos, hasta el límite. Aceptar los mandamientos del Señor no es un simple acto de la voluntad; es, ante todo, permitir que su Espíritu nos mueva a cumplir el primer mandamiento con “lujo de detalles” y esto es como decir: amar en el poder de Dios, implica cumplir la ley entera y proyectarse siempre hacia el bien, la bondad, la nobleza de la vida. Que el Espíritu Santo siempre “acontezca” en ti y en mi…
_______________________________________________________________________
«En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Si me aman, guardarán mis mandamientos. Y yo le pediré al Padre que les dé otro Paráclito, que esté siempre con ustedes, el Espíritu de la verdad. El mundo no puede recibirlo, porque no lo ve ni lo conoce; ustedes, en cambio, lo conocen, porque mora con ustedes y está en ustedes. No los dejaré huérfanos, volveré a ustedes. Dentro de poco el mundo no me verá, pero ustedes me verán y vivirán, porque yo sigo viviendo. Entonces sabrán que yo estoy en mi Padre, y ustedes en mí y yo en ustedes. El que acepta mis mandamientos y los guarda, ese me ama; y el que me ama será amado por mi Padre, y yo también lo amaré y me manifestaré a él».

¡Aclama al Señor, tierra entera!

P. Rodrigo Gallego Trujillo
Párroco de la Catedral San Pedro de Buga


Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger