Reflexión Dominical – 24 de mayo de 2020

23 de mayo de 20200 COMENTARIOS AQUÍ


La Ascensión del Señor
 (Mateo 28, 16-20)
Llegamos a la solemnidad de la Ascensión del Señor; es un día para pensar en el cielo, pero, también para revisar con qué responsabilidad estamos viviendo nuestra propia historia, aquí en “nuestra casa común”, según la expresión del Papa.

¿Cómo entender la Ascensión del Señor? En términos sencillos es la manera de comprender que el Señor Resucitado seguirá presente en el universo –binomio: ausencia-presencia-, en el mundo, en cada persona de manera espiritual; ya no está visible en su cuerpo de carne, sino que, gracias al gran don de la Resurrección sigue viviendo y actuando de manera profunda y espiritual.

Subir al cielo indica, también, que está en el Padre y está, gracias al Espíritu Santo, presente en las personas. Subir al cielo indica que también nosotros estamos llamados a vivir una vida ascendente, vida hacia Dios, vida hacia la perfección, no una vida arrastrada ni atada al mundo y sus apetencias; más aún, subir indica el llamado urgente que el Señor nos hace para pensar en la santidad  que es la meta más elevada de toda nuestra vida de fe; sinceramente, si el cristiano no aspira a ser santo, está frustrando en sí mismo lo que Dios quiere de él; no nos puede dar miedo pensar en ser santos; no nos podemos quedar en la mediocridad de una vida aparentemente espiritual, sino que hemos de vivir conforme a lo que el Espíritu Santo de Dios nos vaya inspirando; aspirar a ser santos…
_______________________________________________________________________
En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había indicado. Al verlo, ellos se postraron, pero algunos dudaron. Acercándose a ellos, Jesús les dijo: «Se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra. Vayan, pues, y hagan discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que les he mandado. Y sepan que yo estoy con ustedes todos los días, hasta el final de los tiempos».

¡Dios asciende entre aclamaciones, el Señor al son de trompetas!

P. Rodrigo Gallego Trujillo
Párroco de la Catedral san Pedro de Buga


Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger