De epidemias, mas no pandemias

9 de junio de 20200 COMENTARIOS AQUÍ


De manera inesperada, los habitantes de Cali se vieron invadidos por una extraña piquiña, que recorría todo su cuerpo en forma incesante y generalizada. Llego a tal punto la desesperación, que, en las calles, unos a otros se ayudaban a rascarse, en las partes inalcanzables para nuestras manos, como era la espalda. Corría el año 1970 y nos preparábamos para la gesta histórica de los Juegos Panamericanos y en ese momento, se desarrollaban importantes obras de infraestructura vial y paralelamente la construcción de múltiples escenarios deportivos, donde se desarrollarían los juegos.

En las esquinas, en las aceras, en los buses, en las aulas de clase, en el estadio, en los bailes, etc., casi todas las personas se rascaban de manera desesperada. La aterradora piquiña atacaba principalmente los órganos genitales y las personas se rascaban sin disimulo, sus partes nobles a la vista de todos: era algo desesperante, era la epidemia de "Las Sieteluchas" que había llegado a Buenaventura, en los barcos chinos que atracaban en el puerto. Ya había pasado otra epidemia y que también accedió por Buenaventura en los barcos chinos y que afectaba la vista. A la epidemia se le denomino con el nombre de "La Mirada China" y consistía en una infección oftalmológica que enrojecía los ojos y los disminuía en tamaño, de allí venia su nombre. La enfermedad, hacía que la vista segregara gruesas y espesas lagañas y en la mañana, cuando despertábamos, los parpados amanecían tan pegados unos a otros, que había que despejarlos con las manos. Era la epidemia llamada "La Mirada China"

Muchos fueron los remedios caseros, que nuestros padres ensayaron para dar con la cura de las "Sieteluchas". Muchos de estos remedios totalmente inefectivos, como enjuagar todo el cuerpo con petróleo o igualmente embadurnar el cuerpo con Azufre. Ninguno de estos tuvo la efectividad deseada, ninguno logro derrotar la infección y la gente seguía desesperada con la incómoda piquiña.

Después de meses de luchar buscado la cura llego el remedio milagroso y llego a la “Droguería 3 de Julio de Cali”, localizada en la calle 9 con carrera 15, del barrio San Juan Bosco, que era atendida por Don Bernardo Jaramillo.

En Cali existían farmaceutas famosos, como Don Marino de la Droguería Galena en el barrio Alameda, Edgar Marmolejo en Junín, Don Alonso Ángel, de la Droguería Alonso, Don Lisandro Olave, de la Droguería La Sultana, el Señor Jesús Márquez de la Droguería Monasterio, pero el más efectivo de todos, era Don Bernardo Jaramillo de la Droguería 3 de Julio. Adonde "Don Berna" acudíamos los enguayabados para que "Berna" nos preparara la respectiva "bomba" y saliéramos nuevecitos, igual sucedía con una tormentosa gripa: acababa una gripa en un santiamén, es más: sin exagerar, creo que si Don Bernardo viviera ya habría dado con la cura del COVID- 19.

Viendo que medio Cali se encontraba en el desespero y con sus conocimientos empíricos de química farmacéutica, Don Bernardo, preparo una loción con base a Benzoato de Bencilo y empezó a venderla como la cura de las Sieteluchas. ¡¡Fue todo un éxito! Se vendía como pan p´al desayuno. Lo experimente en carne propia: mi madre me baño en Benzoato de Bencilo y desapareció la piquiña como por encanto. Don Bernardo acabo con esa pesadilla que invadía los cuerpos de los caleños.

Medio Cali se volcó a la Droguería 3 de Julio a comprar la loción, artesanalmente preparada por Don Bernardo. "Don Berna" como cariñosamente lo llamábamos, al famoso Farmaceuta de la Droguería 3 de Julio, del barrio San Juan Bosco y que tuve el honor de ser su amigo, falleció hace 5 años, a la edad de 90 años. Como extrañamos tus milagrosas pócimas, mi querido Berna.

Un texto de German Peña Córdoba
Arquitecto- Univalle


Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger