Más que usar la tecnología

22 de junio de 20200 COMENTARIOS AQUÍ


Un texto de Guillermo Salazar Jiménez

Lo imaginó que salió de su oficina en la General Motors con su acostumbrada elegancia y utilizar una limusina para transportarse hasta el auditorio. Supuso a Peter Drucker en la presentación del libro La sociedad poscapitalista, que ahora hojeaba con motivo del tiempo disponible por la cuarentena.

Por el coronavirus sus clases debían ser virtuales, sin formación en Tic —Tecnologías de la información y las comunicaciones—. Son herramientas de apoyo al trabajo docente, pero nunca imaginó que la transferencia de la información, por las Tic, revolucionaría la manera de pensar y actuar en las sociedades modernas y transformaría la vida.

En la sociedad del conocimiento —es el saber y no el capital el recurso clave—,  las palabras innovación y espíritu emprendedor dominaron el ámbito del trabajador, dijo aquel autor. Pensó que por eso el decano habló de impulsar en los estudiantes “la creación, la gestión y la regulación de situaciones de aprendizaje”. Concluyó que una cosa era mantener estas competencias en programas presenciales y otra muy diferente lograrlas virtualmente.

Creyó que el reto estaba dado y con sus estudiantes saldría adelante a pesar de que avanzar de educación presencial a virtual requería más que ser optimistas. Detalló el panorama grave presentado por el MEN. De 3.756 programas universitarios, 2015, 3.470 eran presenciales, es decir el 92 %. Solo 159 eran a distancia tradicional, 5 %, y apenas 127, virtuales, 3%. Pensó que si él tenía dificultades para cambiar a la modalidad virtual, los posibles perjudicados serían sus alumnos.

La situación de los universitarios colombianos se complicó con la necesidad de continuar las clases por medios virtuales, porque la mayoría estudian presencial. En 2015 había 2.293.550 matriculados, el 85 % en programas presenciales, 12 % en programas a distancia tradicional y solo el 3 % en virtuales. ¿Cómo y cuándo hacer que  la mayoría de ese 85 %, 1.960.949 matriculados en programas presenciales, pasen a programas virtuales? Panorama difícil para medirnos en esta situación, dijo, pero la realidad nos obliga a trabajar por la educación futura.

Reflexionó sobre la necesidad de la alfabetización científica como necesidad imperiosa del futuro inmediato para maestros y estudiantes. Además de la obligatoria inversión en aparatos tecnológicos, el cambio de mentalidad será la tarea pedagógica clave pero complicada y de largo plazo. Por el coronavirus, partir de conocer y usar las Tic,  para cambiar nuestra manera de pensar y enseñar, nos acerca a comprender que las metodologías estarán muy ligadas a la informática. 

Precisó que aquellas competencias tienen el lindero pedagógico de “la libertad de expresión, el acceso universal a la información y al conocimiento, el respeto a la diversidad cultural y lingüística, y una educación de calidad para todos”, propuesto por Unesco.

Para creerse optimista ante sus estudiantes recurrió a Neruda en No culpes a nadie: “Recuerda que cualquier momento es/bueno para comenzar y que ninguno/es tan terrible para claudicar”.

Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger