Que nos encanen

8 de junio de 20200 COMENTARIOS AQUÍ


Hace 30 años dirigí varias series en RCN Televisión. Algunas importantes, como La vorágine y María, pero también series B, muy populares, como Laura, por favor, escrita por Fernando Gaitán. Una vez empecé a notar que nunca más había vuelto al set Lucho Orozco, magnífico actor que hacía el papel de abuelo en la serie. Le pregunté a Gaitán el motivo de esa ausencia y me respondió que la empresa había ordenado suspender los abuelos en las comedias juveniles. Por el mismo motivo salió de la serie también Ana María Arango, actriz excelente que hacía de la abuela. Pataleé ante la empresa, pues me parecía que la presencia de los abuelos era necesaria, y lo que recibí por respuesta fue que “las audiencias jóvenes no soportan a los ancianos”. Y eso que ambos actores estaban en sus 50. Ahí concluyó esa discusión, porque después vino el apagón ese de Gaviria y el programa salió del aire. Y yo también salí de RCN.

Cuando volvió la luz, de vez en cuando veía dramatizados en Caracol y RCN, y me sorprendía viendo papeles de abuelos desempeñados por actores y actrices muy jóvenes, que ni llegaban a los 40 todavía. Vi haciendo de madres de adolescentes a actrices que si acaso tenían 25 años. Cuando se juntaban esas tres generaciones, parecían hermanos. Eso siguió así y fueron desapareciendo los actores mayores, como si el tope de la vida fueran cuarenta años. Ahí medio los maquillaban, con algunas canas falsas, y los ponían a hablar con voz tembleque y a toser como si fuera lo único que pueden hacer los viejos.

Supuestamente los viejos, al menos en Colombia, no “venden”. Eso lo radicalizó César Gaviria con su guardería de ministros. El “kínder”, le decían a su gabinete, que ahora ya son venerables y sin puesto. Luego, nuestros canales fueron sacando a los personajes gordos, a los de bigote, a los que no hacían fisicoculturismo. El casting de protagonistas era con tipos parecidos al exministro de defensa, Pinzón —¿cuál era su nombre?—, quien además aspiró a la presidencia al igual que lo hizo en México, y ganó, este joven... ya me acordé: Enrique Peña Nieto. También aspiraron a presidir a Venezuela Henrique Capriles y Leopoldo López. Bastante parecidos los cuatro, y todos trotaban a diario. Ese prototipo ha cambiado un poco, y ahora el abogado Cadena parece gemelo de Guaidó. Copian la figura flaca y larga de Obama.

El mercado rechaza al adulto, aunque no se hayan dejado sacar del ruedo el papa Francisco, Chomsky, Claus Roxin, el dalái lama, Pepe Mujica, José Saramago, en su momento, y Lévi-Strauss (quien murió en plena productividad intelectual a los 100 años). Aquí, recientemente, demostraron su rebelión Rudy Hommes, Florence Thomas, Patricia Ariza, Elisabeth Ungar, Jorge Alí Triana, Humberto de la Calle, Daniel Samper Pizano, etc., que apenas frisan los 75. Para el intelecto no hay ancianidad, aunque en Colombia la fecha de vencimiento es más corta y al actual presidente le parece digna de encierro.

En mi caso (76), acabo de terminar una novela literaria, tengo dos libros inéditos de cuentos y en los últimos cuatro años estrené un largometraje de ficción, dos series documentales de diez capítulos y dos largometrajes documentales. No alego a mi favor sabiduría por eso, solo exijo respeto a mi condición de ciudadano. Por eso estaré en la Plaza de Las Nieves el jueves 11 a la 1 p.m. en el plantón “Las canas al aire libre”. Que nos encanen, entonces.

Un texto de Lisandro Duque Naranjo

Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger