Conversaron en la pandemia

4 de julio de 20200 COMENTARIOS AQUÍ


Un texto de Guillermo Salazar Jiménez.

Insisto, los jóvenes tienen que lograr sus objetivos de vida por el propio esfuerzo y compromiso. Así que no abandone los estudios, la educación será el camino propicio para llegar donde desea. La joven universitaria lo miró por la pantalla del celular: maestro, quería saludarlo y darle las gracias. Su conversación me anima pero la situación con la cuarentena se tornó difícil. En casa no aguantamos más.

El maestro le respondió que tranquila, los viejos la pasamos igual. Estamos confinados al destierro, decidieron por nosotros para obligarnos a permanecer encerrados; el miedo es el mejor tapabocas contra el contagio. Creyéndole al DANE, los mayores de 65 años somos el segundo porcentaje de población —9.1 %, por algo nos dicen vulnerables.

No estoy de acuerdo, le respondió la joven. Los más vulnerables son los jóvenes, porque la población entre 14 y 26 años representamos el 42.1 % de los colombianos. Además de mayoría, gran parte estudia y otros trabajan. Sin estudio los costos crecen, con la epidemia el desempleo mostró su crueldad. Los 5 millones de desocupados, la mayoría jóvenes, suman esta situación al confinamiento. Dicen que al inicio de la crisis 918.000 jóvenes quedaron sin empleo, 354.000 hombres y 564.000 mujeres.

Complicada realidad, pero es necesario salir adelante. El maestro continuó: Acertadas varias medidas por la presión del momento, pero otras debieron tomarse hace años. La baja cobertura y la pobre calidad de la educación media y universitaria serán más graves después de volver a clases. Tasas de cobertura similares, en Quindío fue de 53.6 % para la educación media en 2019, es decir, de cada 100 jóvenes, 47 estaban fuera del colegio. Según el observatorio de la universidad colombiana la cobertura para la educación universitaria fue de 52.76 % en 2018. Le menciono estas cifras para que persista en estudiar y recuerde que las clases virtuales continuarán un buen tiempo.

Aunque tengo computador, la señal no es buena. Los problemas con el internet son graves, comentó la joven universitaria. Otros están mal, según el Dane, pocas sedes educativas colombianas tenían internet. En 2017 el Quindío reportó que solo 23 estaban conectadas, en Risaralda 32 y en Caldas 38. Peor la calidad educativa, leí al maestro De Zubiría en El Espectador, afirma que para superar los problemas de la baja calidad “se requieren cambios en los currículos, en los procesos de formación de los docentes, en la articulación del sistema y en la política pública en educación”.

La virtualidad nos cogió sin preparación, expresó el maestro. La actualización rápida en la enseñanza virtual recayó en nosotros, después veremos el apoyo de la universidad y del MEN. El esfuerzo es de todos, inclusive de ustedes los estudiantes. Tenemos que derrotar la predicción de la Ocde, que estima que “en Colombia se necesitan once generaciones para mejorar las condiciones socioeconómicas de una familia”.

Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger