Cruda realidad de líderes asesinados

16 de agosto de 20200 COMENTARIOS AQUÍ


Un texto de Guillermo Salazar Jiménez.

Lo escuché en la televisión sobre el número de contagiados y muertos. ¿Por qué no muestra datos sobre el alto número de líderes sociales asesinados”?. Carlos miró a Sofía, también profesora. Sofía comentó que el presidente representa otros intereses, poco apoya a los amigos de la paz, a los defensores de la tierra y a los que exigen salud, educación y trabajo dignos.

Después de las clases virtuales, ambos se reunían a conversar y cantar acompañados de guitarra. La epidemia opacó otras noticias, dijo Carlos, leí en Semana que desde la firma de los Acuerdos de Paz, en 2016, hasta julio 15 de 2020, asesinaron 971 líderes y personas defensoras de los derechos humanos. ¡Indigno!.

Sofía consideró que la falta de respeto por la vida es otra explosiva epidemia para debatir, reconocernos en guerra sería el primer paso. William Ospina lo propone en El Espectador cuando advierte “No borrar las diferencias, pero saberlas gestionar; no anular los desacuerdos, pero saberlos debatir; no eludir los conflictos, pero resolverlos de un modo creativo”.

Leí Colombia: Violencia y Democracia, del Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales, acotó Carlos. Desde 1987, hace 33 años, el IEPRI, de la Universidad Nacional, indicó en el libro que la paz será imposible “si no hay una política económica que alivie la situación de los sectores más desprotegidos de la población”. Inaudito ser incapaces de crear un ambiente para expresar las diferencias económicas y políticas por la vía del consenso. ¿Otro Acuerdo?

Buena pregunta, dijo Sofía, agregó: hecho el Acuerdo, desatada la violencia. La historia lo dice y el Estado desatiende los hechos violentos; increíble que no aprenda de la realidad, prefiere dar ejemplo de impunidad y barbarie. Niega que el exterminio es sistemático, yo afirmo que sí, también es selectivo y político. Impresionante, porque los asesinados denuncian iguales problemas, exigen las mismas soluciones y lideran a organizaciones comunitarias en barrios pobres o pueblos olvidados.

Carlos invitó a un café. Trajo dos pocillos, el de agua aromática para Sofía. Se sentó y aclaró que otro asunto grave es la polarización a la que nos enfrentan desde la conquista. Insólito no comprenderlo cuando afirman que ellos son los buenos y defienden al país de los malos. Prolongan la guerra con el cuento de cuán violentos son los otros; aquellos diablos que protestan y luchan por los derechos de los colombianos. Manipularon nuestra voluntad para mantener una guerra que los líderes sociales rechazan.

Por defender nuestros derechos, el exterminio de los líderes sociales es también una guerra contra nosotros, agregó Sofía. Como maestros tenemos la obligación de entenderlo así para después hablar con los estudiantes. Escuche lo que escribió el maestro Eugenio Arellano en su bambuco Hay que sacar al diablo: “Que suenen explosiones de inteligencia/ Sobre el herido vientre de mi país/ Que el pueblo, desde niño, tome conciencia/ Que la violencia no lleva a un fin/ Aunque ya se haya dicho, hay que repetirlo,/ Hay que parar la guerra con la canción

Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger