"Ese maldito papel"

29 de agosto de 20200 COMENTARIOS AQUÍ


Un texto de Germán Peña Córdoba

El sueño dorado del partido de gobierno en Colombia es y ha sido "hacer trizas los acuerdos de paz", firmados con la ex guerrilla de las FARC; también dentro de sus prioridades está agenciar el regreso a una eterna guerra, que ha martirizado a Colombia, por espacio de 60 años y al mismo tiempo, sumirnos en un estado de barbarie, que ya creíamos superado. Eso es lo que hasta ahora se ha visto en dos años de gobierno. Con las masacres que a diario perpetran la multiplicidad y la multicausalidad de factores de violencia que han resurgido y que nos asolan, regresamos a un punto muerto de lo que ayer se había conquistado, en la búsqueda de La Paz ¡¡¡Bienvenidos al pasado!!.

De hecho la destrucción de dichos acuerdos los está logrando. Sienten que con esa absurda y proterva causa pueden manipular a los electores de manera sempiterna. Con el referido engaño del plebiscito, el cual era soslayable su realización, los colombianos se pronunciaron en la jornada del 2 octubre de 2016 y les fue favorable a punta de desinformación, mentiras y perversidad, a un pueblo proclive de ser fácilmente moldeado en sus decisiones electorales. El plebiscito se ganó con una pírrica diferencia de 50.000 votos; ahora ante una nueva realidad, quieren seguir con la misma hoja de ruta, partiendo de la base de que no existe oposición a sus desafueros. Están cebados y cegados por el vicio de la mentira y con lo que ella les proporciona: buenos réditos políticos, electorales y económicos.

La estrategia final, es un discurso vacuo y trillado que insulta la inteligencia de las ciudadanías libres, hoy dispuestas a no caer más, en el calculado e infantil engaño, donde los medios de comunicación abyectos al régimen, juegan un papel fundamental; ellos acompañados de las amañadas encuestas conducen al elector a donde lo requieren sus intereses. Es un discurso, que ya no cala y suena vacío, embaucador y elemental. Los señores de la guerra, les gusta la guerra pero no en cabeza de ellos. Una guerra donde no se asomen sus hijos, ni ellos; los cobardes guerreristas de escritorio y Twitter, la quieren lejos, sin romperse ni mancharse. Los que manejan el embuste no son perspicaces con el momento histórico que vivimos: Colombia cambio y no se han dado cuenta de eso. Ese discurso ya no tiene la tonta receptividad de antes.

De parte del gobierno existe una actitud solapada y taimada, manejan un doble discurso: uno de consumo interno y otro de engaño a la comunidad internacional, matizando el descarado incumplimiento de lo acordado, con ribetes de perfidia. El deliberado enredo en el pedido de Mancuso, es un claro ejemplo de la desidia, para cumplir el propósito de desentrañar la verdad.

Del Ex ministro e ideólogo de la derecha Fernando Londoño Hoyos se podrá decir muchas cosas, menos que es inconsistente e inconsecuente con su pensamiento ideológico de derecha. El lanza de frente una anatema sobre los acuerdos que claramente le producen urticaria. Londoño, abiertamente sostiene que es de derecha y es coherente con sus postulados. Enemigo declarado y acérrimo de los acuerdos de paz y explica sólidamente desde su personal y sectaria postura, sus desacuerdos con lo pactado. Con sus argumentos de derecha expone él porque hay que hacer trizas "ese maldito papel" que de manera iracunda y despectiva llama a los acuerdos. Es honesto puntualmente con el tema y consecuente desde su orilla extrema. Esto no significa que simpatizamos con él y sus acciones, por lo contrario, estamos en Orillas opuestas, pero en Londoño encuentro una posición frentera que lo hace un claro adversario de los acuerdos. Lo anterior es lo que se necesita, para que las cosas queden claras, por fuera de indefiniciones, tibiezas, ambigüedades y eufemismos.

Contrasta la actitud de Fernando Londoño con la actitud del gobierno, que envía un contradictorio e incongruente mensaje solapado e hipócrita, Existe un corto circuito entre lo que se dice y lo que se hace de parte del gobierno, un mensaje ambiguo, sobre todo en el frente internacional y lo que se hace a nivel interno. Hacer trizas " el maldito papel" (así subestiman el acuerdo de paz con las Farc) se ha ido cumpliendo a cabalidad aunque ha tenido serios tropiezos, en la pretendida demolición de la JEP. La JEP que ha resistido el embate,  ha sido el principal blanco, de los solapados ataques de la redomada politiquería.

Pero también, son otros los frentes del deliberado incumplimiento. En este momento adjudicarle al narcotráfico, (sin subestimar el daño que infringe) la culpabilidad de lo que nos sucede y así reactivar las fumigaciones con Glifosato y de contera justificar las masacres es un despropósito. La génesis de casi todo lo que nos pasa hoy, nace del incumplimiento del punto 4 de los acuerdos de la Habana, que plantea la solución al problema de las drogas ilícitas, mediante la sustitución voluntaria de los cultivos, de la mano de las comunidades afectadas y la transformación de sus territorios, con permanente asistencia gubernamental. A este programa integral de sustitución se matricularon 94.000 familias, dispuestas a ejecutar la erradicación, a este Gobierno no le ha interesado y mira como solución la reactivación de las fumigaciones. ¡¡Absurdo!!

Son en todos los órdenes el incumplimiento: la desprotección de los desmovilizados y asesinatos de líderes y lideresas sociales que han caído casi 300 y más de 700 respectivamente. el abandono de los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR), las fallidas objeciones a la JEP, los Fondos para La Paz, que son empleados en publicidad y que conllevan al perfilamiento de ciudadanos, cayendo en un peculado por destinación diferente. Podríamos seguir con los incumplimientos, que son muchos más, pero no tenemos espacio. Se atenta contra la Paz y la ciudadanía no hace lo suficiente por defenderla.

ADENDA: dos sucesos seguidos que propician impunidad, no podrán salir adelante. El primero el pronunciamiento de la corte el jueves sobre su competencia en el proceso Iván Cepeda.

Segundo: la incompetencia deliberada, al dejar huir a Italia a Salvatore Mancuso y quedar las víctimas viendo un avispero.

Germán Peña Córdoba
Arquitecto Univalle

Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger