Extracto literario

13 de agosto de 20200 COMENTARIOS AQUÍ


Un texto de Abelardo Giraldo López

Del que se cree soberano porque engaña siempre, es deber del ciudadano, fustigar sus atributos, debilitar sus dogmas e increpar sus creencias.

La vulnerabilidad de la razón, engendra desvaríos y nos lleva a creer en supersticiones.
Estas eran las consideraciones de un eminente filósofo romano llamado Luciano De Samosata, del siglo II.

El 16 de agosto de 2019, el diario El Espectador, publicó una sátira escrita por Eduardo Zalamea Borda, llamada “Burundum-Burundá ha muerto”, que evidenciaba las tensiones políticas de una determinada época en la historia de nuestro país, tintas en contra del ex presidente Laureano Gómez, pero que se pueden  aplicar a otros.

“Un tirano no teme que mueran los ejecutores de la crueldad, le preocupa es de que vacilen sus generales, aquellos que ordenan el incendio y la muerte, desde sus escritorios, sin chamuscarse los cabellos ni recibir en el rostro, las salpicaduras de un cráneo que estalla o de un vientre que se desgarra y vacía, por la acción de los machetazos o las balas.

Al tirano le falta saber que la paz será su condena y la justicia su muerte, pero ignora que los propios criminales a su mando, serán sus propios verdugos,...“Cuando la justicia intente dar la orden de cesar el exterminio”.
¡A quien ofende la palabra “verdad”!

A los incapaces de fervor, a los que carecen de imaginación, a los que jamás hablaron a sí mismos, a los que pegan a las bestias y maltratan a los niños, a los que no tienen caridad, a los imponentes, a los que no tienen nada que decir a un árbol a un cántaro o a una abeja, a los que les fastidia el silbo de un pájaro, a los que cuando levantan el rostro a la noche, no sienten sobre su piel el picotear de la estrellas, a los que no escuchan las historias apasionadas que narran los leños en una chimenea, a los que se taponan los oídos para no escuchar el grato zumbido del viento, a los que no tienen Dios, ni amada, ni amigo, ni hijo, ni siquiera una mascota que le pida con inundados ojos, la caricia de una palabra, a esos tales, recluta el tirano para organizar sus fuerzas punitivas y sus fechorías.

A los incapaces de crear, les autorizó el exterminio; a los impotentes en la amorosa conquista, les autorizó la violación; a los manchados de sangre, les permitió que abozalaran a los limpios de corazón; a los fracasados les deparó la fría venganza contra los cabales.

Para esas siniestras y crueles tropas de asalto, se valió de jefes políticos, militares, eclesiásticos, evangélicos y hasta intelectuales por contrato, para hurgar en el viejo saco de las infamias y en la ancha alforja de las malicias.

El tirano sabe que bajo los cráneos estrechos y en las empedernidas entrañas de los hombres sin imaginación ni palabra, se conserva intacta la bestia que arde en cólera, cuando se le enseña el camino de la sangre.

Reproducción del texto original, por: Abelardo Giraldo López.
09/13/2020.

Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger