En su justa proporción

24 de octubre de 20200 COMENTARIOS AQUÍ

Texto de Germán Peña Córdoba

La corrupción en Colombia, es endémica y quizás con un componente genético, aún no demostrado por la ciencia, Existe en nuestra legislación, exceso de normas y leyes con las que se podría combatir de manera eficaz el flagelo, pero como decía mi sabia abuela Petrona Oliveros: " hecha la ley, hecha la trampa". La trampa que nunca falta, siempre tendrá una respuesta oportuna para salir incólume, ante cualquier intento por avasallarla. En nuestro medio, la trampa casi siempre triunfa, sobre lo legalmente constituido.

 Doña corrupción, siempre luce fuerte y vigorosa, no se detiene ante nada y todo esfuerzo por combatirla, ha resultado inútil, ella sigue ahí, bien posicionada, emperifollada, bien cimentada, participando activamente en Neñe-campañas electorales, decidiendo, promoviendo la abstención, que es lo que más le conviene para mantenerse viva. Doña Corrupción, va de jugadita en jugadita, compra conciencias, se campea por los más exclusivos ambientes sociales y finalmente pone presidente. Sin lugar a dudas, así funciona la venalidad oficial, en contubernio con gran parte del sector privado, igualmente venal. Esta actividad, básicamente es una simbiosis entre sector público y sector privado, es una forma de vida, similar a la del tiburón y la Rémora: se necesitan mutuamente.

 Sin claudicar en ningún momento, en la convicción de combatirla, siempre me ha causado curiosidad, la desafortunada o afortunada frase de Julio César Turbay Ayala, pronunciada en la campaña presidencial de 1978 y que quedó para la posteridad: "la corrupción es aceptable en su justa proporción". Uno de los famosos Nules, contratista del Estado, produjo la otra anatema: "La corrupción es inherente a la condición humana". Resulta más popular la pronunciada por Julio César Turbay Ayala, que significaba, procurar ingentes esfuerzos para combatirla, hasta donde se pueda y así llevarla a un punto que evite su desbordamiento, o sea hasta donde fuera posible manejarla. La frase pronunciada, aplicada a nuestro medio, tiene algo de razonable. En el tiempo que Turbay la espetó, no existían redes sociales que reprodujeran o replicarán el exabrupto, más sin embargo quedó para la historia el lapidario pensamiento.

 El Gobierno de Julio César Turbay Ayala (1978- 1982) lo recuerdo como un gobierno muy controvertido. “El estatuto de seguridad”, nos mantuvo viviendo en un asiduo estado de excepción, que conllevaba a aplicar permanentes medidas de orden público. Así las cosas, la protesta Social, era controlada por estas medidas y los espacios de expresión fueron limitados. Como olvidar las llamadas "Caballerizas de Usaquén", que la historia las recuerda como centros oficiales de torturas. EL M- 19, nació producto de un hecho de corrupción electoral: el fraude de 1970 al General Gustavo Rojas Pinilla. El M19 se publicitó con grandes golpes mediáticos, uno de ellos en el Gobierno de Turbay, el 27 de febrero de 1980, la inolvidable y espectacular toma de la embajada de República Dominicana, que mantuvo en vilo el mundo entero, por espacio de dos meses y que luego tuvo un desenlace cruento, con la liberación a cuenta gotas de los embajadores, entre ellos, el de los Estados Unidos Diego Asencio, recientemente fallecido y el posterior viaje de los miembros del M-19 a Cuba.

 Turbay rompió relaciones con Cuba que años después se restablecieron. Durante este gobierno floreció el narcotráfico, representados por los carteles de Cali y Medellín. Vivimos una época de represión total, de los movimientos obreros y estudiantiles que manifestaban el ya tradicional inconformismo que hasta hoy se mantiene. El Turbayismo, fue de origen Liberal cuando aún existían partidos fuertes, el mismo padre del actual mandatario Iván Duque Márquez, Iván Duque Escobar, fue Turbayista.

 Casi nada bueno se le reconoce al Gobierno de Julio César Turbay, solo se le conoce, por la publicitada y mordaz frase dicha en la campaña de 1978: "La corrupción debe reducirse a su justa proporción". La única opción normal posible es reducir a cero la corrupción, eso está claro, pero ante la imposibilidad de lograrlo, el pragmatismo Turbayista cobra vigencia, en el sentido, que reducirla de por sí, ya es un éxito, en un medio complacido con su sombra permanente.

 La tácita complacencia de cohabitar con la corrupción en Colombia, está más que demostrada: para la muestra un botón: se planteó una consulta anticorrupción y una activa Ñeñe campaña, dio con el traste con los sanos propósitos, esta, no fue votada masivamente y no logró el umbral requerido: ¡insólito!. Para la muestra otro botón: innecesariamente (la ley no obligaba) se le consultó al constituyente primario, la aceptación o rechazo a los históricos acuerdos de paz, nuevamente operó la sucia y mentirosa Ñeñe campaña y se perdió el plebiscito por una pírrica diferencia, pero se perdió. Es tal nuestra inoperancia y fatalidad con el tema, que tendríamos que resignarnos con reducirla a una justa proporción y seguir adelante hasta que las nuevas generaciones se eduquen, en un ambiente diáfano, transparente y honesto, hasta que con los años, por fin se comprenda, que la corrupción es el peor de los males

 German Peña Córdoba

Arquitecto Univalle


Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger