Arribismo bélico

3 de enero de 20210 COMENTARIOS AQUÍ

Texto de Lisandro Duque Naranjo

   Cuando Trump, desesperado en su campaña por la posible derrota que le infligiría Joe Biden —quien al final terminó ganándole por estrecho margen—, citaba en sus discursos a Gustavo Petro y también a veces a Juan Manuel Santos como miembros de un eje del mal que desestabilizaría al continente, algunos escépticos acá se lo tomaron muy ligeramente, casi diciendo que los aludidos debieran alardear por haber sido sacados de los límites locales para ser trepados al olimpo de los conspiradores internacionales contra la democracia occidental. No es tan simple la cosa. Ni es atribuible apenas al hecho de que en el estado de Florida habitan muchas colonias de colombianos, venezolanos, nicaragüenses, cubanos, etc., susceptibles al discurso “castrochavista” que se presenta como una amenaza contra el statu quo panamericano. Por fortuna, esta vez Florida no fue la “línea Maginot” —como en cambio sí lo fue cuando Bush hijo le ganó a Al Gore—, pues ya ese estado no decidió la presidencia de EE. UU., mediante el reconteo de un exiguo número de votos. ¡Qué alivio! Esta vez, por lo menos, el ratón Mickey salió por chatarra.

    Desde luego, por la instantánea circulación de las redes sociales, solo ahora adquiere magnitud la alusión de un presidente gringo a figuras de la política colombiana que le resultan adversas (Petro, por ejemplo), aunque en el pasado muchas otras de acá, casi todas las que han desempeñado la presidencia, han merecido que su nombre se pronuncie en los círculos de Washington, pero por serles afines. Otra cosa es que ni siquiera nos hubiéramos dado cuenta, a causa de la inexistencia para entonces de la globalidad tecnológica. Pero Colombia ha sido para esa potencia un factor de relieve, sin duda, y muy poco honroso.

    Bastante, por ejemplo, debió hablarse de Laureano, cuando envió 4.700 soldados a la guerra de Corea, de los que 196 perdieron la vida y 400 resultaron heridos. Este fue el único país latinoamericano que se inmiscuyó en esa guerra ajena. También fue el único que le dio la espalda a un país hermano cuando lo de las Malvinas. Y que puso a las órdenes de Estados Unidos “lo que se le ofreciera” para Irak. Al final no pidieron tropas de acá, pero aun así docenas de paisanos mercenarios se echaron su viaje. Algunos incluso se perdieron en el desierto, no alcanzando a disparar ni un tiro ni a ganarse un dinar. Como aquí se pegan de un avión fallando, y gente para sacrificar y regalar es lo que hay, después el minguerra Pinzón y el mandatario Santos nos embutieron en la OTAN, cuando ningún otro país de este continente pertenece a esa reliquia de la Guerra Fría.

   Por supuesto que todo este arribismo bélico es el resultado de la megalomanía facha de quien, no saciado con hacer invivible su propia nación, pretende hacer extensiva la discordia —a la colombiana— al resto del mundo. Sumarse a los depredadores habituales como peón de brega. Y bueno, ya estamos insertos dentro del género del espionaje, con Rusia nada menos, país a cuya embajada le montaron una perseguidora con cámaras y “chuzadas” —por el estilo de las que les hacen a nuestros dirigentes de izquierda—, que derivó en la expulsión de dos de sus funcionarios que para los sabuesos de acá deben ser “soviéticos”. Bienvenidos a la nueva Guerra Fría, en la que Colombia repetirá su triste y ridículo papel de república bocalicona.


Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger