Dirigentes entre la esperanza y la decepción

11 de enero de 20210 COMENTARIOS AQUÍ

Texto de Guillermo Salazar Jiménez

   Recordé impresionado las palabras del poeta inglés Alexander Pope: “Bienaventurado el hombre que no espera nada, porque nunca será decepcionado”. Palabras que ayudan a entender nuestras reacciones frente a las mentiras perdurables de los dirigentes. Nos han enseñado a esperar lo mejor de cada nuevo gobierno y anhelar mejores resultados en los encuentros deportivos. Esperar lo otro, lo próximo, porque será mejor, se ha tornado en esperanza inútil y la decepción en forma de vida.

    Decepción sufrida por la pálida presentación de la selección Colombia ante Uruguay y Ecuador que motivó la salida del director técnico Carlos Queiróz y la nueva esperanza con la posible llegada de Reinaldo Rueda. El país entero consideró que los culpables de tal descalabro deportivo fueron Queiróz y los jugadores, pero muy pocos incluyeron a los dirigentes.

   Nuestros dirigentes del fútbol pasan como héroes si la selección gana los partidos, pero no tienen culpa si no clasificamos al mundial. Nunca pierden, siguen en sus cargos sin evaluar causas y afrontar consecuencias, bajo la idea de que el pueblo colombiano vive de esperanzas. Nos prometen nuevo entrenador y basta, la nueva esperanza que cultiva decepciones futuras.

   El problema del fútbol va más allá de nombrar y deponer técnicos, la organización y administración del fútbol profesional colombiano a cargo de la Dimayor, fundada en 1948, ha sufrido problemas insolubles hasta llegar al 2015 con la crisis que aún no concluye cuando estalló el escándalo mundial del FIFAgate. Luis Bedoya renunció a la Federación Colombiana de Fútbol para someterse a la justicia norteamericana que le imputó cargos en aquel escándalo y aún espera la condena. Lo reemplazó Ramón Jesurún, investigado por el delito de reventa masiva de boletas para la eliminatoria del mundial Rusia 2018.

   Ramón Jesurún, presidente de la Dimayor durante 9 años, asumió la presidencia de la Federación Colombiana de Fútbol desde 2015. A la federación pertenece la Dimayor, conformada por 36 clubes profesionales y la Difútbol, que agrupa 34 ligas departamentales de fútbol aficionado. El presidente de esta división es Álvaro González desde hace 27 años y también vicepresidente de la Federación, igualmente investigado por aquella reventa.

   Dirigentes incapaces de la autocrítica y la entereza para hacer del fútbol más que un espectáculo rentable para sus arcas. En mayo de 2002 nombraron a Reinaldo Rueda al sacarlo por Francisco Maturana quién a su vez lo reemplazó Rueda en 2004. Después de pasar 6 técnicos sin que los dirigentes evaluaran su responsabilidad frente a los nombramientos y destituciones llegó Carlos Queiróz en 2009. Este mes de diciembre cayó Queiróz y viene Rueda nuevamente como salvador.

   Un salvador que encaja dentro de la práctica nociva de los dirigentes que toman la esperanza como sustento de la mentira, el engaño y la subyugación. A Reinaldo Rueda se lo recuerda Antonio Machado: “Dice la esperanza: un día/ la verás, si bien esperas. / Dice la desesperanza:/ Solo la amargura es ella. / Late corazón…No todo/ se lo ha tragado la tierra”.

Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger