Enemigos políticos, más no adversarios

27 de marzo de 20210 COMENTARIOS AQUÍ

Texto de Germán Peña Córdoba

La política en Colombia se basa fundamentalmente en la enemistad: son los odios, la inoculación de miedos y los rencores mutuos la base de la discusión. Los opositores no se consideran adversarios y con ellos poder debatir, discutir y llegar a acuerdos, si no, que se consideran "enemigos" a quienes hay que destruir a toda costa. Es el manejo de la doctrina del enemigo interno. La posibilidad de lograr un objetivo común, acompañado de un proyecto concertado de país, que beneficie al pueblo, es casi nulo e imposible de ejecutar, entre adversarios políticos. La justa aspiración, de superar la inequidad y la desigualdad, vive ausente y no figura en los perversos planes, que propugnan por dividir la sociedad. Estos factores mencionados, son el pan de cada día en nuestro país. Casi siempre lo que predomina, son las peleas y no las ideas, las emociones y no las razones. El tinglado, el pugilato y el circo son aupados por unos medios de comunicación, casi siempre abyectos al gobierno de turno y a unos intereses fácilmente identificables.

Cosa seria el papel de los medios

Entre los medios de comunicación habrá excepciones, una de ellas es Noticias Uno, que sobrevive admirablemente en un ambiente hostil, que tratan de destruirlo, básicamente por su decisión infranqueable de ser un medio independiente, los otros son escribanos, que bailan al son que le toquen, sin ninguna objetividad ni seriedad. Un ejemplo claro de lo anterior, fue la metamorfosis sufrida por la revista Semana: paso de ser una revista seria de investigación periodística y excelentes columnistas, a ser sin ruborizarse, estandarte amanuense de una anacrónica y obsoleta causa política "Uribista". Causa política que, con el recurso del miedo, trata por todos los medios, de sobrevivir antes de la hecatombe y mantenernos siempre entre el ostracismo y la caverna. En el interregno de ese colapso y en los estertores de la muerte política, hay que cuidarse del coletazo. La otrora excelente Revista Semana representa el periodismo en manos del empresariado, en este caso el Grupo Giliski. Cuando los grupos económicos o "Cacaos" se hacen a los medios, bajo la premisa de que quien tiene la información tiene el poder, se pierde la total independencia y objetividad. ¿Se imaginan ustedes el Periódico El Tiempo de Luis Carlos Sarmiento, informando objetivamente sobre el escándalo de Odebresch?

¿Polarizar es el negocio Socio?

Lo que llaman "Polarización" en su esencia no es malo, puesto que esto implica una discusión entre polos opuestos, que, a través del debate, y la discusión, pueden acercarse y concluir unos buenos acuerdos fundamentales, entre improbables, donde no se encuentre implicada la unanimidad y se beneficien las partes. Existe un partido llamado Polo Democrático, otro partido cualquiera con su ideología, puede ser otro Polo. Son dos polos, son unas ideas que se enfrentan a otras ideas, iguales y contrarias que al confrontarse se sacan chispas y se polarizan. En este orden existe Polarización buena y Polarización mala, el problema radica en incentivar o polarizar la opinión pública, de forma deliberada para dividir la sociedad entre buenos y malos, como lo hacen los sesgados medios, dándole preeminencia a la palabra "disidencias" y evitando pronunciar el nombre de Juan Manuel Santos que va inevitablemente asociado a la palabra PAZ. Lo anterior es toda una proterva estrategia de hundir los acuerdos de paz, logrados después de 5 arduos años de trabajo conjunto. Esa es la Polarización inicua, que hace daño y cuyo objetivo primordial no es lograr un propósito común, si no la manipulación de masas con fines electorales. El ejemplo de esto fue el Plebiscito del 2 de octubre de 2016. También lo hacen las encuestas que fraudulentamente direccionan el voto y también lo hacen los Noticieros que le manejan las emociones a la gente.

Eran borrados del mapa

Indudablemente en algo se ha avanzado: ya casi no impera, la eliminación física del "enemigo político", como existió en la segunda mitad de la década de los ochenta, bajo el gobierno de Virgilio Barco, y parte del gobierno de Cesar Gaviria, en esta época se asesinaron a 4 candidatos presidenciales, que representaban corrientes distintas al bipartidismo Liberal y Conservador, que hasta ese momento eran dueños absolutos de la voluntad electoral de los Colombianos, que siempre han sido proclives a ser fácilmente manipulados. Los candidatos presidenciales Jaime Pardo Leal, Bernardo Jaramillo, Luis Carlos Galán, Carlos Pizarro León Gómez, fueron borrados en unos magnicidios cuya característica común aún prevalece: la impunidad. El cambio se da en el momento que se pasó de la eliminación física del "enemigo" político, al sicariato judicial, donde se saca del juego al mal querido y le decretan la muerte política, vía organismos de control, por parte de quienes han tenido la suerte de lograr cooptarlos.

¿Y de proyectos que?

La política en nuestro país no se basa en la ejecución de serios programas, si no en la ejecución de calendarios electorales próximos. Un calendario electoral tras otro, se hacen y no deja espacio para consolidar proyectos, ni ejecutar integralmente serios programas. No sé ha posesionado el ganador de la elección presente y ya los electoreros están pensando en la próxima elección, donde no construirán sobre lo construido, si no, que la consigna es destruir lo realizado por su antecesor, para regresar a cero. Así seguimos por lo mismo.

Las delicias del Nepotismo

La campaña electoral y las pugnas comienzan antes de la posesión del ganador de las elecciones. Nadie vota pensando en un programa presentado por partidos fuertes que son la base de la Democracia, se vota por unas famiempresas electorales, que premian con sucesiones políticas a hijos, hermanos, nueras, yernos suegras, tíos, tías y cuñados, la votación se hereda, como se hereda un bien inmueble, con el servicio diplomático se premia favores. Los herederos de los votos se creen una deidad, una divinidad, como eran los Reyes, predestinados por un origen divino y de ser depositarios de un poder celestial y perenne, que les concede la gracia divina de ser el hijo de o el yerno de o cuñado de. Es tal el convencimiento de lo anterior, que cuando les preguntan sobre su futuro político contestan de manera estratégica: "yo en este momento no he pensado en presentarme a la elección de presidente". Piensan que eso es un derecho adquirido y que ellos, solamente ellos, tienen la capacidad y el derecho de gobernar. Cuando la cosa se les pone difícil y existe inminente riesgo de perder el poder, apelan al miedo, al fraude y a Venezuela. Generan las condiciones para que los inmigrantes nos muestren la pobreza que aquí existe triple y con eso asustar. Cuando emerge una opción alternativa, diferente y consideran en peligro sus privilegios, apelen al miedo como arma de dominación política.

    El fraude históricamente está a la vuelta de la esquina, el candidato alternativo que surja de un gran pacto histórico, sus esfuerzos deben ir encaminados, a evitar un latente fraude, cuya punta de lanza son las tramposas encuestas, la falta de acceso y la democratización de los sesgados medios de comunicación y el auditar el Software de la Registradora. De lo contrario, el candidato podrá tener las infinitas mayorías, pero el sistema que impera tuerce a su antojo la voluntad popular, a como dé lugar.

Germán Peña Córdoba

Arq Univalle.

 


Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger