El arte marchó

22 de julio de 20210 COMENTARIOS AQUÍ

Texto de Guillermo Salazar Jiménez

Se pintaron la cara con figuras multicolores que resaltaban las miradas y las sonrisas, con disfraces improvisados tocando tambores y trompetas, con sombreros festivos y cintas, salieron para bailar y cantar en la calle. Rusbel Caminante aplaudió los grupos de jóvenes que animaban las protestas sociales.

       Calles, andenes, semáforos, parques, plazas, paraderos, fueron espacios convertidos en escenarios para apoyar las demandas, pensó Rusbel Caminante. Con la pedagogía del canto y la danza enseñaron a enfrentar la resignación por los males padecidos y el miedo por el cambio.

       Maravillado Rusbel Caminante los vio como actores que transformaron el significado estético del arte. Artistas confundidos con los marchantes, unidos para cantarle a otro país. A la esperanza de construir otra Colombia. Lo expresó Estanislao Zuleta en Arte y Filosofía: “Como decía Dostoievski, maestro de Freud: El hombre no se reduce nunca al conjunto de los acontecimientos que le han ocurrido; es también lo posible, es también aquel que lleva en sí esa palabra futura que lo cambiará todo”, página 162.

       El arte marchó. Los jóvenes empuñaron instrumentos musicales, festones y micrófonos para cantar y declamarle a la vida y al país, dedujo Rusbel Caminante, el arte como poder de transformación. “Vi jóvenes de la primera línea que abandonaron sus escudos y piedras para acompasar el arte hecho fiesta, también al Esmad que aplaudía a los artistas”. Jóvenes resistiendo y la policía dispuesta a reprimirlos unidos por el arte en la calle. Espectadores y artistas fundidos por la fuerza del canto, la poesía y el baile contra la violencia.

        Así como en Bogotá los jóvenes artistas cantaron que el escenario era la calle, en Cali exigieron la libertad como práctica expresiva. Rusbel Caminante pensó que quizás se apoyaron en Estética de la Existencia para, con Michel Foucault, decir que la resistencia en la calle era fuerza creativa para rechazar los problemas sociales eternos y que el arte marchó como impulso revolucionario, como fuerza creativa vital.

         Rusbel Caminante creyó que el arte siempre se supo rebelde. Por ello todo artista expresa lo diferente y trata de demostrarle a los colombianos que los problemas sociales vigentes, por los cuales están en la calle, tienen solución y que es posible imaginar un país más democrático, menos discriminatorio. El arte marchó con el arma de la creatividad para invitarnos a despreciar el vandalismo. Los jóvenes artistas incitaron a despertar aquellas sensibilidades humanas para hacernos ver aquello que no era visto, a mostrarnos de otra manera lo que veíamos por el rabillo del ojo y a relacionarnos con los problemas que no estaban en nosotros.

      Las voces tronaron por encima de los instrumentos musicales para recordar aquellos 6 artistas que desde 2019 hicieron parte del colectivo #UncantoxColombia para protestar por la situación violenta del país: “Un canto por la tierra, un canto por la paz/ un canto por la vida, un canto al viento/ Un canto por Colombia por el joven que sueña/ por sus viejos y niños un canto al viento”.

Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger