Estandarización universitaria

18 de agosto de 20210 COMENTARIOS AQUÍ

Texto de Guillermo Salazar Jiménez

    Hace 35 años miró el reloj para comprobar que eran las 2 de la tarde. Como integrante del grupo encargado de diseñar las guías del programa educativo rural de mayor alcance en Colombia, Rusbel Caminante viajaba en lancha que salió a las 6 AM de Puerto Merizalde y trepó por los esteros del río Naya. Extrañado comprobó la hora en su reloj porque la espesura de la selva no permitía ver la luz del día.

    En 1986, Vicky Colbert, -socióloga, creadora del célebre programa Escuela Nueva – impulsó la idea de realizar un diagnóstico educativo para adaptar las guías de enseñanza – aprendizaje al contexto de la realidad social, económica y educativa de la costa pacífica colombiana. ¿Cómo enseñarles a los niños sobre el semáforo de las ciudades si transitan en canoas?, se preguntó Rusbel Caminante. Respondió: “Colombia es diversa, por tanto, uniformar un currículo para los niños resulta inaudito”.

     Igual ocurre con la normatividad de la acreditación universitaria, expresó Rusbel Caminante, pareciera que se privilegia una sola idea de universidad, según parámetros estandarizados y no sobre aquellos que determinan su potencial regional. Así, la universidad colombiana se hace uniforme a la fuerza de cumplir reglamentos, lejos de fortalecer sus procesos institucionales para impactar el territorio, sus rasgos culturales, el carácter particular de la economía local y la educación autóctona.

      Rusbel Caminante pensó que valorar la pluralidad de las comunidades hará crecer la convivencia para entender a los demás, sus costumbres, necesidades y soluciones. Es necesario subvertir el orden y atender las demandas de los jóvenes marchantes de tal suerte que la diversidad cultural nuestra se convierta en valor educativo como garante del patrimonio nacional. Expresó que homogeneizar la universidad para contextos diferentes es remar contra la democracia, el maestro Estanislao Zuleta escribió que “La unanimidad nunca se consigue, se impone, y en realidad ni siquiera se impone, porque hay cosas que no se pueden imponer”.

      La información estandarizada para acceder a la acreditación de programas y universitaria atenta contra la autonomía institucional y de paso contra nuestra diversidad cultural, reflexionó Rusbel Caminante. La complejidad regional debe ser tema esencial y no marginal en los procesos de auto evaluación. Concluyó que respetar las diferencias existentes entre las universidades derivaría en la construcción de currículos diversos, con diferentes enfoques pedagógicos para expandir el conocimiento existente.

    Después de la marcha, Rusbel Caminante, recordó aquella experiencia educativa de la costa pacífica colombiana y justificó sus reflexiones sobre la pretendida estandarización de la universidad. La diversidad puede convertirse en impulso de la unión, solo basta mirar la convergencia de iguales objetivos demandados por los jóvenes marchantes a pesar de su pluralidad social, étnica, económica y política.

    Estandarizar es dogmatismo, pensó Rusbel Caminante, y somos dogmáticos ya que se elude la demostración como exigencia de la democracia porque “implica la igualdad: se le demuestra a un igual; a un inferior se le intimida, se le ordena, se le impone; a un superior se le suplica, se le seduce o se le obedece”, dijo el maestro Zuleta.

Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger