Unión y sensibilidad

2 de agosto de 20210 COMENTARIOS AQUÍ

Texto de Guillermo Salazar Jiménez

Por montañas, valles, llanuras y costas imaginó Rusbel Caminante a los maestros, los creyó ver que cruzaban ciudades y pueblos para enseñarnos a buscar conjuntamente las soluciones apremiantes que las protestas sociales desnudaron. Leyó que desde varios siglos antes de Cristo los sofistas griegos caminaban para educar con la palabra a la población. Desde entonces la educación se transformó en la esencia para enseñar y aprender. Hoy las diferentes respuestas a la pregunta ¿qué hacer por Colombia? confluyen en la educación como estrategia.

    Después de escuchar las demandas de los marchantes, Rusbel Caminante aseguró que la educación será el camino para resolverlas. Recordó que desde el siglo II los griegos escribieron sobre la importancia de la educación porque “la instrucción es la única de nuestras cosas que es inmortal y divina. Porque solo la inteligencia rejuvenece con los años y el tiempo, que todo lo arrebata, añade a la vejez sabiduría. Ni siquiera la guerra que, como un torrente, todo lo barre y arrastra, puede quitarte lo que sabes”.

    Unirnos como colombianos podría ser el objetivo educativo para trabajar durante la próxima década, pensó Rusbel Caminante. Objetivo que permitirá escuchar todas las voces y sentir que hacemos parte de un mismo suelo. El maestro, sociólogo Jorge Orlando Melo, dice que el encuentro participativo para buscar soluciones supone la urgente tarea de “discutir racionalmente, evaluar el peso de los argumentos, entender y escuchar los razonamientos del otro, creer que el diálogo permite encontrar soluciones sin recurrir a la violencia”.

  Pensó que la sensibilidad social que brotó durante las protestas vividas desde el 28 de abril podría convertirse en otro objetivo educativo. El marcado individualismo –vigente desde la conquista - ha hecho del país un territorio de grupos sin cohesión social ni proyecto comunitario de vida, como lo publicó El Tiempo: “Somos buenos patriotas, pero malos ciudadanos”. Dos objetivos que emocionan, transgreden la rutina educativa y sella la alianza vivida por los marchantes. “No desprecies la sensibilidad de nadie. La sensibilidad de cada cual es su genio”, escribió Baudelaire.

  Rusbel Caminante aseguró que la unión y la sensibilidad son palabras que deben ocupar espacios antes vedados, llenar los vacíos de las leyes y transformarse en fuerza que frene el olvido Estatal. La poca sensibilidad por el otro es causa y efecto de la frustrada sensibilidad del Estado con la sociedad y viceversa. Ambos se necesitan para conocer a Colombia y mirar el futuro.

   Rusbel Caminante dijo que, si los antiguos griegos apreciaban las palabras para comprender el mundo y revelar los pensamientos, Colombia necesita de la unión y la sensibilidad para construir una nueva sociedad. Pensó que después de las protestas Colombia será otro país, la unión de los jóvenes fortaleció su fuerza participativa y los hizo más sensibles contra la discriminación. Estos distingos de unión y sensibilidad es necesario expandirlos sin límites por todo el territorio colombiano, como objetivos prioritarios de la educación, para que las protestas sociales tengan significado en nuestra nueva forma de vivir. 

Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger