El año de Hidalgo

6 de septiembre de 20210 COMENTARIOS AQUÍ

Texto de Lisandro Duque Naranjo

Es un síndrome muy latinoamericano ese de aprovechar el último año de gobierno para que los cercanos al poder y el propio titular se lucren a las volandas de negocios turbios. “Después de mí, el diluvio”, dicen, cuando ya tienen el sol a la espalda. Obvio que no por eso dejan de aprovecharse desde el comienzo, aunque con mayor cautela. En México le tienen al último año de mandato un nombre: “El año de Hidalgo: pinche su madre pa’l que deje algo”. Es entonces cuando los próximos a perder las prebendas arrasan con los presupuestos, dejándolos para sí mismos a buen resguardo en cuentas blindadas. En México, la figura de expresidente es insignificante, de modo que un Peña Nieto, un Calderón, un Fox, a estas horas, son unos paisanos ignorados, mucho más si López Obrador les quitó el sueldo de exmandatarios. Esa circunstancia los hace particularmente pícaros en ese año previo a comenzar a ser un don nadie.

      Colombia es un caso aparte: aquí, ser expresidente tiene más caché, pues los invitan como figuras venerables a adornar fiestas y foros, y obvio que si son amigos del Gobierno se aplican a gestionarles caminos promisorios a sus hijos: Simón Gaviria, Santiago Pastrana o alguno de los Samper Strouss, por ejemplo, e incluso una embajada eterna a ese tarambana clásico que es Alfonso López Caballero, hijo de esa antigualla ya fallecida que fue López Michelsen. Y claro que anuncios para su revista Semana, cuando la había, para el otro hijo del “compañero jefe”, el playboy Felipe. En realidad, aquí, ser hijo del Ejecutivo equivale a ser un gigoló del Estado. Y si le da por aspirar al cargo mayor, se lo puede permitir en esta monarquía palmicultora. ¡Qué incestuoso país!

   Álvaro Uribe, en cambio, trastornó esas costumbres pues nunca se resignó a ser expresidente. Él siguió ahí, mandando. De hecho, “el que dijo él” es quien ocupa el palacio y llama “eterno”, con razón, a quien lo manda a él y ha gobernado en la nación durante todo este siglo XXI. De modo que para Uribe no ha sido apenas un sexenio, como en México, el que ha tenido para ejercer el poder, sino tres y medio sexenios, así que su “año de Hidalgo” puede multiplicarse por lo mismo. Como puede que en el 2022 se le agote, pues está recogiendo “platicas” en donde las haya, para dejar la caja estatal exangüe. Por eso le manda la garra hasta a la siembra de árboles, en Barranquilla, en viajados de a billón. Y a la instalación de internet en remotas escuelas, por algo más de otro billón y en sociedad con los buenos muchachos Char. Todo queda en casa. La menuda del negocio, $70.000 millones de anticipos, que la manden para un paraíso fiscal en EE. UU., y qué cuentos de pólizas de garantía, no se pongan con eso que esas se consiguen piratas. Por favor, no dejen botados a esos muchachos que fueron a Haití, que por ahí me han llamado sus mamás y esposas. A Carrasquilla también hay que traerlo, búsquenle un lugar en el Banco de la República, que ese algún día sirve. Hombre, y dejen quieto eso del club de caza y pesca de Cartagena. Esa es gente distinguida y el Estado puede condonarle esa deuda de arriendo por 77 años, que si no fuera por ellos esa zona histórica estaría lleno de vendedores ambulantes. Además, la muralla quedó bonita. ¿Y sabe qué?: póngame otra vez ese programa de Animal Planet tan bonito que le hice al padre De Roux. Quiero escuchar los relinchos de mis bestias.



Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger