El Pacto Histórico y el oportunismo político

26 de septiembre de 20210 COMENTARIOS AQUÍ

 Texto de  Germán Peña Córdoba

Lo que se eligió en la anterior contienda electoral... o no se eligió, si no que se trampeo, con el método que todos claramente conocemos, es evidente que de allí, no podía salir nada diferente a lo que hoy  padecemos: corrupción rampante, regresó  de las muertes de soldados, cuando con su otrora ausencia, el Hospital Militar de Bogotá ya había mutado de Hospital de guerra a Hospital Universitario, hacer trizas la Paz, las muertes y desapariciones de jóvenes, los asesinatos de líderes sociales, asesinatos de desmovilizados, desplazamientos forzados, acentuación de la desigualdad social, opresión y demás plagas, muy propias de unas políticas obsoletas, que solo las sostiene una implacable represión, cuando la sociedad manifiesta su pleno descontento.

     Lo que hoy padecemos, es un modelo difícil de sostener en el tiempo y más aún cuando eclosionan escándalos tan impactantes como el contrato de las Mintic. Eso fue la verdadera cereza que faltaba para coronar el pastel y caja de pandora que revelara el verdadero problema que es la corrupción, que hábilmente se mimetizaba y no se dejaba ver, por la prelación presupuestal y el elevado gasto militar en la lucha antisubversiva. La lucha contra las Exfarc servía para todo.

      El fracaso de un pésimo modelo de gobierno, que era ineluctable y fácilmente previsible, puesto que quien lo preside, no es el presidente, si no, un comodín sin experiencia, que representa múltiples intereses, que superan la natural autonomía y dignidad que debe tener quien ostenta la banda presidencial. Un verdadero líder que representa 50 millones de colombianos no renuncia tan tranquilamente a su dignidad, para ser obsecuente con quien sin chistar le obedece. El fracaso es palmario solo sostenido por unos sesgados medios de comunicación, que día a día pierden más su credibilidad y su  confianza. Afortunadamente tenemos en el internet múltiples noticieros, redes sociales que representan la verdadera democratización de la información y las opiniones. A ellas apelamos, para recibir información fresca desde diferentes orillas.

     El cansancio y el desgaste  que se siente, es a causa de una tradicional clase política indolente, despreciativa y corrupta. Esta clara fatiga, ha tenido como respuesta el nacimiento, por generación espontánea, de lo que se ha dado a llamar oportunamente, El Pacto Histórico. El Pacto Histórico es la natural respuesta al hastío irreversible, que se siente por la actual actividad política, que se ha convertido en una caterva de negociantes y no de servidores públicos, dispuestos a ayudar a quienes verdaderamente representan, si no, a enriquecerse de manera individual sin ningún reato.

   La esencia del Pacto Histórico consiste, en la renovación de las viejas costumbres políticas y de contera, las personas que eventualmente llegarían al congreso; no consiste el Pacto, en el reciclaje y el reencauche político de viejas figuras ya trajinadas en el trasegar político, que ven en este novedoso movimiento político, la oportunidad de tramitar desde el, viejas diferencias que solo conduce a acentuar la polarización, que subyace en esas ya rancias diferencias. Allí la esencia del cambio que representa el Pacto, se ahoga y caemos, conscientes o inconscientemente en lo mismo.

     Bienvenido Luis Fernando Velazco, que con sus posturales Liberales y su tema de los combustibles, se ha ganado un merecido espacio que aporta a la renovación, bienvenido el Profesor Gilberto Tobón Sanín, que ya veterano y curtido educador, nos ha sorprendido con su ánimo renovador, bienvenida la fresca y talentosa figura de Margarita Rosa de Francisco y la luchadora mujer Francia Márquez, la Arquitecta Mary Jurado Palomino y su trabajo político en el Departamento del Caquetá. Roy Barreras y Armando Benedetti, a pesar de que todo el mundo los identifica con la rancia y tradicional vieja clase política, han hecho un esfuerzo inconmensurable para no parecerse a ellos, salirse de ese cause y llegar a esta playa que representa el cambio. Lo de Poncho Zuleta, si me parece oportunismo puro, muy difícil de asimilar, uno lo trata pero, se atranca uno, con ese hueso, que difícilmente hace tránsito de la garganta al estómago.

      A la Doctora piedad Córdoba, liberal aguerrida que siempre he apoyado y admirado, le recomendaría un sereno, placentero y tranquilo retiro, y desde allá aportar sus luces, para el verdadero cambio. Le recomiendo que desde sus cuarteles de invierno nos aporte. Su ingreso al Pacto Histórico, solo activa viejos rencores contra ella. Su ingreso es munición para la extrema derecha, que con manidas acusaciones, como que es Teodora Bolívar, el computador de Reyes, su cercanía con el régimen venezolano, su salida del senado para que ingrese su hijo,  que ahora renuncia, para ingresar ella (vieja práctica de Nepotismo que ella misma ha criticado), sus declaraciones altisonantes contra Petro, todo lo anterior, hacen de su ingreso, un hecho sumamente inconveniente. Piedad Córdoba igual que Álvaro Uribe, ya cumplió su ciclo y debería serenamente buscar su retiro de la política.

Comparta esta nota :
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger