Continuación... La letra entra con sangre

Cuarto de primaria, un poco más crecidito y más donadito por los supuestos segundos padres o sea los profesores, a los cuales nuestros padres nos entregaban con culo y todo, bueno en este nuevo año me toco como dirían hoy los jóvenes una gono… como profesor, Mario Ortiz “El Chonto, malos recuerdos con ese individuo; el señor tenía una voz hipnótica, especialmente en las clases de sociales y de lengua castellana, cuando llevaba alrededor de tres minutos hablando yo empezaba a cabecear, entrando en un profundo trance, de pronto sentía que mi tusa y pequeña cabecita se estrellaba con un muro, y yo pegaba tremendo salto del susto y claro con el consabido chichón y dolor, era una almohadilla de grueso palo, que el hp del “Chonto” me había tirado, para eso que el viejo tenía buena puntería y siempre  acertaba; además de los reglazos cuando no dábamos las lecciones o cuando hablábamos en clase, ojala que este malnacido se esté quemando con leña verde en el infierno por mata-niños, porque la muerte no solo es física, también se mata el alma cuando a reglazo limpio nos obligaron a estudiar, era si  o  si.

Quinto fue ya un paseo con el profesor Ananías González (q.e.p.d), allí si encontramos una gran persona, un muy buen profesor, lo más que recuerdo es que en la escuela habían debajo del piso, unos pasillos enormes y oscuros en los cuales me metía a espantar murciélagos, por ellos aprendí a fumar cigarrillo, alguno de mis hermanos, creo fue mi hermano Jaime cogía murciélagos en las noches, en la bomba propiedad de mi padre, él amarraba una regla con una piola y la hacía zumbar y efectivamente aparecían los murciélagos, él nos daba la explicación del radar, que es la forma como los murciélagos pueden volar, él colocaba un cigarrillo encendido en la boca de los murciélagos y efectivamente ellos parecía que fumaran. Bueno ya en los pasillos, debajo del piso de  la escuela yo hacía lo mismo, de pronto pensé, a que sabría el cigarrillo y empecé a fumar de unos cigarrillos negritos que venía la otra vez (Petoral se llamaban) en este episodio de mi vida, y de la vida de muchos, por no decir de la gran mayoría de esa generación, de las anteriores y de las posteriores  generaciones, que  fuimos domados, el mayor aprendizaje de todos, después de mucha lágrimas, sangre e infinidad de reglazos y almohadillazos aprendí  que “La letra entra con sangre”.
Hoy José Miguel y Juan Martín, mis amados nietos, tienen todas las garantías de sus padres, sus tíos, sus abuelos y del estado, para que desarrollen todo su intelecto, para que sean ciudadanos de bien, para que hagan de mi amado Sevilla, un pueblo pujante y honesto, y que trabajen para que nuestro  País tenga  grandeza y desarrollo, además de una convivencia pacífica.
Terminada la escuela, directo al colegio General Santander, el antiguo colegio con el régimen militar del rector Perafan, un pastuso que se creía “el putas  en pijama”, claro es que el colegio General Santander no era cualquier cosa, era el mejor colegio de Colombia, con el honor de haber sido dirigido por el ex presidente del Ecuador, José María Velazco Ibarra  y haber tenido los mejores Bachilleres Cortejar, yo con mi timidez ingrese al colegio, recuerdo que a los exámenes finales todos iban cachacos, de corbata, recuerdo que en Segundo para ingresar a presentar los exámenes, Edgar Suaza, Jair Zapata y Yo, fabricamos unos chalecos de  costales de harina, nos los colocamos sin camisa, fuimos sin zapatos y con los pantalones arremangados, recuerdo que nos tiraban terrones, y tuvimos que ingresar a presentar los exámenes  con mi padre a bordo, porque Perafan no quería que entráramos.
Era época de estudios, ah estudio… que vivencias, en el antiguo Colegio comenzó la formación de mi generación, formación dura por el paso de la escuela al colegio, personas nuevas, profesores nuevos, disciplina diferente, imagínense de venir de meternos las Tablas de Multiplicar a reglazo limpio, encontrarnos con don Jaime Villa, jefe de disciplina de la época, encontrarnos con profesores especializados en las diferentes materias, recuerdo a un profesor loco que nos enseñaba matemáticas, Rafo, tenía un solo vestido, que lavaba de cuando en cuando y era tornasolado, de entre la mugre y la vejez; anécdotas de colegio que van trascurriendo de año en año, de pilatuna en pilatuna, de amores en amores, recuerdo a Gabriel y a Gabriela. Gabriela una profesora de biología, tremenda minifalda, la misma que convulsionaba nuestras imaginaciones en arreboles sexuales, tal vez por sus cortas faldas despertaron las apetencias del sacerdote Gabriel Rivadeneira, lo que a la postre motivo el retiro de la curia y posterior matrimonio de los mismos.
Recuerdo cuando la toma del Colegio, que casi electrocutan al señor Gerente de las Empresas Públicas Municipales, el señor Gerente llegó bien alterado para que se le abriera la puerta de entrada al Colegio, puerta de barrotes de hierro, estilo cárcel, pero más pulida, bueno, el señor Gerente llegó y se pegó de la puerta, con tan mala suerte que los organizadores del paro le habían colocado un cable de energía, además le habían vaciado un baldado de agua, resultado, el pobre señor quedó pegado a la reja, rojo y le temblaba hasta su escaso pelo, fue una buena toma, recuerdo que la mayoría de familias de Sevilla nos mandaban alimentos y frazadas, yo era uno de los enlaces porque tenía la forma de entrar y salir del colegio como un topo, tenía mi propio agujero, esto por las veces que llegaba tarde, que por supuesto era casi todos los días.

Y así fuimos avanzando entre año y año, anécdota en anécdota, recuerdo y recuerdo, hasta que empezamos a descubrir el trago, rallábamos por  cuarto de secundaria, preámbulo del mejor tiempo de mi vida, quinto de bachiller, nacen inquietudes en mi mente, allí en esta época nacen mis primeras letras, poesías y conceptos sobre religión política y cosmología, con tan mala suerte que 10 años después muchos cuadernos con todos mis apuntes, me los robaron en uno de esos robos que acurren a veces en la vida.
Sevilla de mis amores, donde he vivido las más bellas historias que puede tener un ser humano corriente y común como yo, claro no tan común, soy Sevillano y por ello no soy común, soy aprendiz de la cultura y de la sabiduría que caracteriza a los Sevillanos y no me siento una persona más, soy de la cultura, soy de Bandola, soy de las festividades, de la Semana Santa, soy Santanderino; Centro Educativo donde transcurrió toda mi juventud, lugar de pilatunas, pero de ciencia y aprendizaje, allí conocí y conviví con amigos de mi alma, allí me enamore muchas veces, pero no tantas como en  La Calle Real, ahhh La Calle Real o del Yo-Yo, eran dos cuadras de subir y bajar, dos cuadras donde las niñas manaban como si fueran manantial de agua, niñas bellas como las de mi Sevilla, allí se escribieron hermosos poemas, allí nos rendíamos al amor, recuerdo La Fuente y  a Mi Sevilla con sus rokolas, 20 centavos y Los Payos, Javier Solís, Loe Dan, Sandro, Enrique Rodríguez; como para dar inicio al romance, una cerveza y a esperar la novia o las amigas, para que le trajeran a uno la razón que el amor estaba enfermo o castigado, recuerdo El Cortijo, Los Arrieros, La Ratonada, El Venecia, El Molino Rojo, recuerdo a Richard, él arreglaba radios y televisores, vendía licor, además, tenía una música extraordinaria, recuerdo como si fuera ayer que era de los únicos lugares que nos vendía trago en Semana Santa, recuerdo también que sosteníamos largas charlas con él, sobre la protesta social; agnóstico y rebelde, Richard se nos perdía de cuando en cuando a meterse su “turriadita”.

La Calle Real la vivíamos desde las primeras horas de la mañana, hasta altas horas de la noche, hogar fraterno de reuniones con amigos, sitios de encuentro permanente, enemigos no teníamos, rivales si, por sobresalir o por tener la compañía de las mujeres bellas, recuerdo aun las largas caminatas que sosteníamos hasta muy entrada la madrugada, por los alrededores de mi Sevilla del alma, recuerdo que nuestro sitio de reunión era el parque de La Concordia, donde iniciábamos largas charla de astronomía, de física, de matemáticas, de fútbol; cada uno iba desarrollando su tema, algunos los desarrollaban todos. Los más sanos a dormir temprano, los más noctámbulos como yo en esa época, recuerdo nos íbamos perdiendo en la neblina mientras degustábamos un delicioso Pielroja.
Nuestros sitios de “bebetas” el “Centro Social y Familiar” Alaska, decía su aviso y quedaba en los bajos de la abuelita de la familia Gil,  los viejos y nuevos Cambulos, La Cumparcita, El Salón Social,  sitos donde departíamos largas horas y a veces días, con los amigos queridos y donde entablábamos largas polémicas, las que terminaban en tremendas borracheras, luego a buscar a Silvio Henao y a llevar serenatas se dijo, cantábamos mal muy mal, se nos escuchaba muy mal, pero era el alma la que iba en esas destempladas notas.
Cuando por fin logramos graduarnos, nos despedimos y allí termino todo.
A todos mis amigos del alma, gracias por haberme regalado tantos y tantos recuerdos, por haberme regalado su sabiduría, sus enseñanzas, su paciencia y su impaciencia, sus largas horas con las cuales perfeccionamos una hermosísima amistad que perdurara por siempre
Celular: 316 242 2152
Todos los derechos reservados
Alirio Acevedo Sánchez
 
Con el apoyo de : Alirio Acevedo Sánchez | Amparo López Otálvaro | Juan David Acevedo Jímenez
Copyright © 2015. Sevilla Valle del Cauca - | Webmaster Alirio Acevedo Sánchez | Todos los Derechos Reservados.
Creado por Creating Website Publicado por Mas Template
Con la tecnología Blogger